Público
Público

Entradas para la final saldrán a la venta el 28 de febrero sólo por internet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La entradas de la final de la Liga de Campeones que se disputará en el estadio olímpico Luzhnikí de Moscú saldrán a la venta el 28 de febrero sólo por internet, anunció hoy Mathieu Sprengers, tesorero y miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA.

"Las entradas se venderán exclusivamente a través de la página web oficial de la UEFA (www.uefa.com)", aseguró a Moscú Sprengers, miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA y presidente de la Asociación de Fútbol de Holanda, citado por la agencia Interfax.

Sprengers añadió que "el 75 por ciento de las entradas serán destinadas a los aficionados. Cada club recibirá 21.000 billetes que podrá repartirlos directamente entre sus seguidores. Las restantes 10.500 saldrán a la venta".

El 51 por ciento de esas 10.500 entradas serán repartidas entre los aficionados rusos.

"El que quiera adquirir una entrada para la final puede enviar una solicitud entre el 28 de febrero y el mediodía del 19 de marzo hora centroeuropea", añadió.

El directivo de la UEFA insistió en que "cada persona sólo podrá comprar dos billetes. Una vez concluida el plazo, las entradas se sortearán en una lotería, en la que tomarán parte todas las solicitudes, independientemente de cuando hayan sido presentadas".

Para la final de Moscú se venderán tres categorías de entradas -200, 140 y 80 euros-, a lo que se sumarán los gastos administrativos, de 10 euros si la solicitud procede de Rusia, 30 de Europa y 40 del resto del mundo.

Las entradas sólo se podrán comprar con tarjetas de crédito y los ganadores del sorteo recibirán la comunicación de que han obtenido el derecho a una entrada no más tarde del 2 de abril.

El afortunado recibirá la entrada a mediados de abril por servicio postal.

La UEFA examinará con lupa las solicitudes para evitar que las entradas sean adquiridas por individuos que tienen prohibida la entrada en estadios de fútbol.

Las autoridades rusas ya anunciaron que los aficionados extranjeros que viajen a Moscú gozarán de un "régimen simplificado" de obtención de visados.

Además, los aeropuertos de Moscú abrirán "centros especiales" de atención a los seguidores de los clubes finalistas.

Por su parte, el director general del estadio Luzhnikí (84.745 espectadores), Vladímir Alioshin, anunció hoy que el césped natural que sustituirá a la actual hierba artificial será colocada el próximo 10 de mayo, once días antes de la gran final.

El nuevo césped, que costó 3 millones de dólares, ya se encuentra en el estadio y será probado a principios de mayo durante la final de la Supercopa de Rusia, que disputarán el campeón de la liga 2007, el Zenit San Petersburgo, y el ganador de la Copa rusa, el Lokomotiv Moscú.

No obstante, antes de que Moscú pueda acoger la final de la Liga de Campeones el Parlamento ruso deberá cambiar la ley que prohíbe los anuncios de cerveza en los campos de fútbol.

De lo contrario, la UEFA podría retirar a la capital rusa el derecho a albergar el partido y buscar un estadio alternativo en otro país.

El presidente de la Unión de Fútbol de Rusia (UFR), Vitali Mutkvó, presentó la pasada semana el proyecto de enmienda de la ley con la esperanza de que sea aprobado tras las elecciones presidenciales del 2 de marzo.

Mutkó insistió en que una compañía de cerveza (Heineken) patrocina la Liga de Campeones y que la retirada de la final acarrearía "incalculables" pérdidas económicas.

El Luzhnikí, fundado en 1956, es uno de los pocos estadios de Europa que utilizan hierba artificial (implantada en 2002 para contrarrestar los efectos del invierno).

En 1980 acogió la ceremonia de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Moscú y en 1999 la final de la Copa de la UEFA entre el Parma y el Olympique de Marsella, que concluyó con victoria italiana por 3-0.