Público
Público

El enviado espacial de EEUU viaja a Sudán para impulsar la ejecución de un Acuerdo de Paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El enviado especial de EE.UU. para Sudán, Scott Gration, inicio ayer un viaje a la región para apoyar los esfuerzos internacionales para la ejecución del Acuerdo Amplio de Paz (CPA) de 2005, que puso fin a la guerra en el sur de Sudán.

Gration visitará Jartum, Darfur y Yuba, donde se reunirá con altos funcionarios sudaneses para pedirles que continúen con los preparativos para el referéndum de autodeterminación que se celebrará en enero de 2011, informó el Departamento de Estado.

Estados Unidos urgirá a las autoridades sudanesas a que estén listas también para continuar con los planes para el periodo de después del referéndum.

El norte de Sudán, de mayoría musulmana, y el sur, predominantemente cristiano y animista, libraron una guerra de 22 años que concluyó con un acuerdo de paz en 2005 que estipulaba tanto la celebración de los comicios generales de abril pasado, como el referendo sobre la independencia del sur a comienzos de 2011.

Más de dos millones de personas murieron en ese conflicto, que comenzó en 1983, cuando el régimen de Jartum impuso la ley islámica en todo el país y los rebeldes sureños se levantaron en armas.

Durante su viaje, Gration estará tres días en Darfur, donde tiene previsto visitar El Fashir y Nyala, para reunirse con oficiales de la fuerza de paz de la ONU y la Unión Africana (UNAMID) y otros aliados internacionales para discutir sobre la seguridad y la situación humanitaria en la región.

Gration visitará además Doha (Qatar) para discutir el futuro de Darfur con las Naciones Unidas (ONU), la Unión Africana (UA) y las autoridades qataríes, que han facilitado el proceso de paz que está en marcha para resolver el conflicto.

Los distintos grupos rebeldes de Darfur llevan negociando un acuerdo de paz desde el 23 de agosto de 2004, para poner fin al conflicto armado iniciado en febrero de 2003 en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de esta región

Según datos de la ONU, el conflicto ha causado ya unos 300.000 muertos y ha obligado a 2,7 millones de personas a abandonar sus comunidades de origen.