Público
Público

Equipos critican a UCI por una polémica de pagos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios equipos de alto nivel criticaron el viernes a la Unión Ciclista Internacional (UCI), tras haber tenido que pagar un adelanto de sus cuotas por los pasaportes biológicos para evitar ser suspendidos de la carrera París-Niza del fin de semana.

A cinco de los 18 equipos del ProTour se les pidió que entregaran a más tardar el viernes la mitad de su cuota de 120.000 euros para el pasaporte utilizado para detectar dopaje, lo que hicieron todos.

"Cofidis y Quick Step han pagado su cuota", dijo la UCI a través de un comunicado. Bbox Bouygues Telecom y Caisse d'Epargne afirmaron que también habían entregado su parte.

"La situación de Silence Lotto ha sido resuelta, han pagado", declaró a Reuters el presidente de la UCI, Pat McQuaid.

Pero la indignación crecía en los equipos, que aseguraron que habían acordado pagos parciales y fueron sorprendidos el jueves por una carta de McQuaid, que decía que no podrían participar en la clásica París-Niza a menos que pagaran aquella contribución.

"Fue una amenaza, lisa y llanamente. Pagamos, pero todos los equipos estábamos con la espalda contra la pared", dijo a Reuters Francis Lafargue, director de comunicaciones de Caisse d'Epargne.

"Ya habíamos pagado 30.000 euros, igual que el año pasado, cuando pagamos en cuatro cuotas. Hemos sido chantajeados", sentenció.

El director de Cofidis, Eric Boyer, dijo: "Es deplorable. Los organizadores de la carrera no han pagado nada en 18 meses. Pero nosotros pagamos y somos amenazados".

"El dinero será enviado esta noche, es un gran error. Hace meses que habíamos acordado pagar por partes. Esto sólo fue una amenaza, es injusto que todos financiemos el pasaporte biológico", expresó a Reuters el director del Bbox Bouygues Telecom, Jean-Rene Bernaudeau.

El director de la París-Niza, Christian Prudhomme, afirmó a Reuters que se vieron muy sorprendidos, pero que lo más importante es que todo parecía estar volviendo a la normalidad.

En octubre de 2007, la UCI y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) anunciaron que recogerían muestras de sangre de todos los ciclistas profesionales para crear un perfil médico, o pasaporte, que sería comparado con los datos registrados durante controles antidopaje.