Público
Público

Eric Bana subraya que es actor, no modelo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decidió convertirse en actor al ver a Mel Gibson en "Mad Max" y, cuando llegó a Hollywood, el australiano Eric Bana abandonó la comedia para abrazar todo tipo de papeles dramáticos apoyado por un físico que no ha limitado su carrera: "Soy actor, no modelo", ha asegurado hoy ante los medios españoles.

"Lo último que busco en un guión es que mi personaje sea sexy", ha explicado Eric Bana en Madrid, donde ha presentado "Las hermanas Bolena", drama histórico de Justin Chadwick que llega a las pantallas españolas el próximo 29 de febrero y en el que encarna al rey Enrique VIII, por cuyo amor compiten Natalie Portman y Scarlett Johansson, en la piel de Ana y María Bolena, además de la española Ana Torrent, como Catalina de Aragón.

Hasta el momento su particular físico no ha impedido al actor australiano encontrar una sana versatilidad en su carrera en Hollywood, pero el australiano asegura que no busca reinventarse en cada papel: "Elijo en función de lo que el personaje me suscita al leer el guión", ha aclarado.

Desde el soldado americano de "Black Hawk derribado" con el que debutó en la industria estadounidense, Eric Bana ha llegado a meterse en la verde piel de "Hulk", el héroe de cómic inesperadamente emocional de Ang Lee; encarnar a Héctor, legendario príncipe de Troya en la superproducción de Wolfgang Petersen; y convertirse en agente secreto israelí en "Munich", el celebrado drama político basado en hechos reales de Steven Speilberg.

"Cada papel es para mí como un tatuaje, algo que estará ahí para siempre, y por ello defiendo cada uno de ellos tengan éxito o no", ha aseverado el actor acerca de los personajes con los que ha construido una carrera que pasa por protagonizar la nueva entrega de la saga de ciencia ficción "Star Trek", que dirigirá el omnipresente J.J. Abrams, creador de las series de televisión "Perdidos" y "Alias" y director de "Misión imposible 3".

En "Las hermanas Bolena", Bana conquista un nuevo registro al convertirse en Enrique VIII, un rey gobernado por sus apetitos y sus pasiones y, por tanto, por las mujeres.

Un personaje interpretado en otras ocasiones por Charlton Heston y Richard Burton en cine o por Jonathan Rhys Meyer en la exitosa serie de televisión "Los Tudor" y que llamó la atención de Bana "por ser alguien real que además encarna la idea de un hombre cegado por sus pasiones de tal forma que no es capaz ni de pensar en las consecuencias de sus actos".

Tras triunfar en la comedia en su país, el australiano admite estar "muy quemado como actor" en este género además de puntualizar que nunca ha intentado emular la trayectoria de Mel Gibson, a pesar de considerar "Mad Max" la "mejor película de todos los tiempos" y la razón por la que se decidió a la interpretación.