Público
Público

España tiene la factura del móvil más cara, dice Bruselas

Polémica por las acusaciones de la comisaria Reding de falta de competencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras que un ciudadano portugués, alemán o italiano gasta alrededor de 18 euros al mes en la factura del teléfono móvil, un español se deja casi 36. Así lo indica el informe anual sobre el mercado de las telecomunicaciones, presentado por la comisaria europea Viviane Reding. España duplica, con 35, 89 euros, la media de los 27 países de la Unión Europea (UE), que se sitúa en 19,49 euros, por un consumo medio dentro del propio país que incluye 65 llamadas a teléfonos fijos y móviles y 50 sms.

Para Reding, que la factura española sea la más cara de la UE se debe a 'un problema de competencia' que enfrenta a Bruselas con el Gobierno. La comisaria anunció que tendrá 'algunas conversaciones' con España para corregir el precio, que en nuestro país subió el año pasado levemente pese a que en el resto de la UE bajó.

Fuentes de la industria española criticaron los datos de Reding, 'que se inventa una tarifa media que no existe en realidad' y apelaron a 'los datos de portabilidad [el cambio de compañía manteniendo el número], donde estamos a la cabeza en números absolutos'.

El precio de la banda ancha también es más alto que en el resto de países de la UE, donde la media se sitúa en 36,89 euros al mes por una conexión de 2 a 4 megabits por segundo. Sin embargo, el consumidor español paga 45,83 euros por el mismo servicio. Además de tener una factura móvil y de banda ancha más cara, Bruselas resalta que la penetración de ambos servicios es varios puntos menor a la media comunitaria.

El informe de la Comisión lamenta que 'las quejas de los consumidores siguen aumentando' por problemas de 'transparencia en los contratos, dificultades para darse de alta y cancelar el contrato o problemas relacionados con las facturas', y pide a los diferentes órganos mayor coordinación para solucionarlos.

A nivel europeo, el mercado de telecomunicaciones siguió creciendo en 2008 pese a la crisis, y supone ya el 3% del PIB.

Las conclusiones de la comisaria Reding son “muy subjetivas” y “desenfocadas” para el secretario de Estado de las Telecomunicaciones, Francisco Ros. En declaraciones a ‘Público’, Ros cuestionó los baremos usados por Bruselas, tomados de la OC DE y que aseguran que la factura telefónica móvil española dobla a la media europea, y recuerda que “en coste por minuto, el propio informe identifica a ocho países con un precio más caro”.

Para el Gobierno, las acusaciones de Reding sobre la falta de competencia “se contradicen con su propio informe, que dice que en España es muy fuerte”. El secretario de Estado cuestionó también los datos de penetración de banda ancha móvil, que sitúan a España a la cola de Europa.