Público
Público

España mantiene su tendencia ascendente en el informe de desarrollo humano de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España está en el puesto 20 del índice de desarrollo humano (IDH) de la ONU y mantiene la tendencia ascendente que ha registrado sin prácticamente interrupciones en las dos últimas décadas, según el informe anual del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) divulgado hoy.

El documento presentado en Nueva York por el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, revela que España ha escalado una posición entre las economías más desarrollados entre 2005 y 2010.

Este año ha obtenido un índice de desarrollo humano del 0,863, mejor que países de su entorno como Italia (0.854) o Reino Unido (0.849), pero inferior a los que encabezan el ránking, como Noruega (0.938), Australia (0.937) y Nueva Zelanda (0.907).

Desde una perspectiva histórica, España ha mantenido una tendencia al alza en los últimos 30 años en el IDH que le ha permitido reducir diferencias respecto a otros países europeos.

Así, registró un índice de 0,680 en 1980, que aumentó al 0,729 en 1990 y que 10 años después llegó al 0,828.

Como en años anteriores, el ránking de 2010 lo siguen encabezando Noruega, Australia y Nueva Zelanda, seguido de Estados Unidos, Irlanda y Liechtenstein.

La lista de 169 países la cierran Níger, República Democrática del Congo y Zimbabue.

El informe de esta año emplea datos y metodologías que no estaban disponibles en la mayoría de los países en 1990 en materia de ingresos, educación y salud, explicó el PNUD.

Entre otras cosas, se reemplaza el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita por el Ingreso Nacional Bruto (INB), con el propósito de incluir los ingresos de las remesas y la ayuda oficial para el desarrollo, entre otros.

También agrega nuevos indicadores en materia de igualdad de géneros y pobreza multidimensional, que incorpora aspectos como la privación de capacidades, la pérdida de libertades y la falta de acceso a derechos fundamentales, además de la insatisfacción de necesidades básicas.