Público
Público

España es uno de los países que considera menos estable la carrera científica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España es el segundo país, por detrás de Italia, que considera menos estable la carrera científica como profesión, según un estudio sobre las percepciones de la ciencia realizado por TNS-Fundación L'Oréal.

El informe, presentado hoy en la entrega de los Premios L'Oréal-UNESCO 2009 para las Mujeres y la Ciencia, señala que el 60% de los españoles responde que "no" cuando se le pregunta si considera que la profesión científica es una carrera "estable" o con posibilidades de promoción.

Tampoco consideran que sea una profesión resistente al impacto de la crisis financiera.

Los italianos confían aún menos en las posibilidades de la carrera científica, pues sólo un 40 por ciento opina que es una elección acertada.

No obstante, la encuesta revela que el 71% de los españoles apoyaría a sus hijos si decidieran desarrollar una carrera científica, lo que se sitúa en la media de los diez países analizados.

Elaborado a partir de la opinión de 10.000 individuos de España, México, Francia, EE.UU., Reino Unido, Alemania, Italia, China, Dubai y Sudáfrica, el estudio refleja que el 40% de los españoles han soñado con ser científicos, por encima de la media.

Junto a México, España es el país donde mejor consideradas están las científicas, en el sentido de que el 98% de los encuestados opina que la ciencia y la investigación son empleos para hombres y mujeres, sin distinción de sexo.

Otra de las cuestiones abordadas en el informe se centra en el posible miedo o intimidación que puede suscitar la ciencia entre la población.

En este sentido, casi la totalidad de los ciudadanos chinos entrevistados (el 90%) comenta que la ciencia es una fuente de progreso, por lo que no sienten rechazo hacia ella, mientras que, por otra parte, es el país que más reconoce el peligro de que la ciencia puede llevar las cosas "demasiado lejos" en su búsqueda del progreso.

Así, el 84% de los encuestados, "público general en una escala global", coincide en que la investigación científica es aplicable a su vida diaria, porcentaje que desciende al 81% en el caso de España.

La primera edición de este informe nace con la intención de sus promotores de elaborarlo todos los años, pero con países diferentes.