Público
Público

Trabajo estudia que los mayores de 55 tengan derecho a reducir jornada

La medida está entre los incentivos para alargar la vida laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno aprobó ayer una batería de medidas en Consejo de Ministros destinadas a combatir el alza del paro en los próximos años. El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, fue el encargado de presentar lo que será la Estrategia Española de Empleo entre 2012 y 2014, que tendrá como primer objetivo mejorar la empleabilidad de la fuerza laboral. La Estrategia se desdobla en dos con una llamada especial a los mayores de 55 años de edad, un colectivo que se ha vuelto prioritario tras la reforma de las pensiones, ya que alargar la vida laboral de los trabajadores será la clave del éxito de la reforma. El Ejecutivo pretende potenciar el empleo en este sector y entre los incentivos que propone destaca la posibilidad de que se reconozca el derecho a pedir una reducción de jornada a partir de una determinada edad. Actualmente, la reducción de jornada es un derecho para los que tienen que cuidar a los hijos o a un dependiente.

El Gobierno se emplaza a estudiar la viabilidad jurídica, económica y social de la medida, que entienden supondría una mejora en las condiciones de trabajo que animaría a muchos empleados a permanecer en sus puestos de trabajo.

Se plantea la idea de complementar salarios con prestaciones

En cuanto a la posible repesca de los parados mayores para la vida laboral, el Ejecutivo plantea estudiar nuevos incentivos, como complementar el salario o la cotización, por parte del Servicio Público de Empleo, cuando el parado se incorpore a un puesto de trabajo con menos salario o cualificación con respecto a su último empleo.

Estas propuestas no dejan de ser una declaración de intenciones por parte del Ejecutivo, ya que la Estrategia la tendrá que implementar, o no, el Ejecutivo que salga de las elecciones del 20-N. Además, en la mayor parte de los casos son ideas para el estudio, pero que no fuerzan al Gobierno a su consecución.

Otra novedad será la de eliminar las cláusulas de no competencia, que impiden a algunos trabajadores desarrollar un puesto de trabajo en un lugar similar. Este tipo de cláusulas son potestad del acuerdo de las partes, por lo que el Ejecutivo sólo podría animar a los agentes sociales a que estudien su eliminación.

Las prácticas no laborales tendrán que pagarse con 420 euros

El Ejecutivo también quiere plantear a los agentes sociales que eliminen la jubilación forzosa de los convenios empresariales ya que, en su opinión, esta es una importante traba para poder retrasar la jubilación en muchos sectores. Otras iniciativas que sugiere Trabajo pasan por la promoción de los contratos de relevo, la mejora de la formación de los trabajadores más mayores o una mayor planificación y evaluación de los riesgos laborales, en especial en las acciones preventivas. Además, pretenden mejorar la formación y también la acreditación de las competencias profesionales, especialmente para las mujeres mayores de 55 años.

La otra pata de la Estrategia radica en dotar a las Comunidades Autónomas de más flexibilidad para diseñar políticas activas de empleo, de forma que se adecúen a las necesidades de su ámbito más inmediato. En cualquier caso, la Estrategia establece que los parados tienen que tener una atención personalilzada que deberá ser universal en 2013. Para ello, se invertirán 24.000 millones de euros que vendrán tanto del Estado central como de las comunidades autónomas, de la contribución de los empresarios y los trabajadores y del Fondo Social Europeo.

También se aprobó ayer un real decreto para regular las prácticas no laborales en empresas. Las empresas que previamente cierren convenios con los servicios de empleo podrán tener a jóvenes desempleadas, de entre 18 y 25 años, con una titulación oficial universitaria, de Formación Profesional o certificado de profesionalidad pero nula o escasa experiencia laboral, desarrollando unas prácticas. La duración entre tres y nueve meses, durante los cuales percibirán una beca de apoyo que como mínimo será del 80% del IPREM (unos 420 euros mensuales en 2011).

También se aprobó ayer el paro para los autónomos. Los primeros trabajadores por cuenta propia que coticen para el desempleo podrán percibir esta prestación a partir de noviembre.