Publicado: 05.11.2013 07:00 |Actualizado: 05.11.2013 07:00

Los estudiantes Erasmus afectados por el último recorte del Ministerio se unen contra Wert

Miles de alumnos verán disminuida la cuantía de su ayuda por la decisión de Educación de pagar sólo a quien haya recibido beca el año anterior. "Podremos estudiar fuera, pero viviendo debajo de un puente&quot

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Abandonados" a su suerte y "sin posibilidad de realizar ninguna acción legal" en contra de la medida. Así se sienten los miles de alumnos españoles que este curso disfrutarán de una beca de movilidad para estudiar en otro país de la Unión Europea. La última medida del Ministerio que dirige José Ignacio Wert, que emitió una orden el mismo día en que la comunidad educativa se encontraba de huelga, recorta la aportación del Gobierno al programa Erasmus, dejando estas ayudas disponibles sólo quienes hayan sido beneficiarios de una beca general en el 2012-2013.

Este nuevo tijeretazo de Educación afecta a muchos —miles, "decenas de miles", según Izquierda Unida— que ya se encuentran en el extranjero, con el curso iniciado y preguntándose qué harán ahora para llegar a fin de mes. Porque, aunque seguirán recibiendo la parte de la beca que aporta la Comisión Europea a través del Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos (OAPEE), y los más afortunados también el suplemento que aún mantienen algunas Comunidades, 100 euros pueden suponer "un drama" en algunos bolsillos. 

Así lo define Iker Iraizoz, un ingeniero industrial de 26 años que se fue a Varsovia a a hacer el proyecto de fin de carrera de la que será su segunda titulación: Ingeniería en Organización Industrial. "Yo tengo suerte porque Polonia, más o menos, es como España en cuanto a precios y mis padres aún pueden echarme una mano; otros compañeros, en cambio, tienen historias que son verdaderos dramas", lamenta. "Con el PP podremos seguir estudiando fuera, pero viviendo debajo de un puente", denuncia también Manuel Rodríguez Leret, estudiante de Matemáticas, de 23 años y desplazado a Oslo. 

Como ellos, otros universitarios afectados por la Orden ministerial publicada en el BOE el pasado 29 de octubre [ver pdf, aquí] se han rebelado contra Wert. La protesta la inició Laura Zornoza creando una petición en Change.org para que el titular de Educación dé marcha atrás. Después triunfó el poder de las redes sociales y el hashtag #ErasmusRIP se convirtió en el más utilizado del día de ayer, cuando saltó la noticia. Al final de la tarde ya estaba creada una plataforma de Estudiantes Universitarios Españoles en el Programa Erasmus para el año 2013-2014 que denunció, en un comunicado [ver pdf, aquí], la "alevosía y premeditación" con que las que el ministro había impuesto la medida "con carácter retroactivo". Y es que ni las Nuevas Generaciones del PP ven con buenos ojos esta cuestión

Educación justifica la medida asegurando que ha concentrado la ayuda en los alumnos de rentas más bajas

"Todos los años que han salido lo han hecho sin saber cuánto era la cuantía de ayuda ni de la UE ni del Gobierno", se defendió ayer la número dos de Educación, Montserrat Gomendio, en una entrevista en Hora 25 de la Cadena Ser. Por su parte, tanto Iker como Manuel reconocen que cuando gestionaron su Erasmus desconocían la cuantía exacta, pero nunca creyeron que la cifra alcanzaría sólo los cero euros. "Sabía que el dinero que nos iba a dar el ministerio dependía de la aprobación de los Presupuestos, pero contaba con un dinero que ahora no tendré: de los 320 que iba a recibir en total, me quedaré con unos 200", relata Iker desde Polonia, donde paga casi 100 euros sólo de residencia. 

En Oslo, Manuel lo notará aun más. "Pago 600 euros al mes por una habitación individual en una Casa de Estudiantes. La beca completa ya no me iba a dar para mucho, pero al menos era una ayuda para cubrir los gastos de comida", explica este estudiante de la Universidad Complutense de Madrid. Él también reconoce que sólo conocía la cantidad estimada que le iba a entregar el Gobierno (unos 100 euros al mes, "pendientes de definición", especifica su resguardo de beca), pero también desmiente a Gomendio. El mismo documento detalla que la aportación de la Comisión Europea es de 115 euros. 

Pero Manuel está preocupado también por otra cuestión que se podría convertir en un daño colateral del recorte de Wert. "En Noruega, al no pertenecer a la UE, no puedes estar más de tres meses sin papeles. Tuve que demostrar que tenía asegurados unos ingresos durante el resto de mi estancia porque la beca me ofrecía ese sostenimiento económico que pedían. Ahora, aunque mis padres puedan ayudarme, me preocupa haber firmado un 'falso testimonio' y que tenga consecuencias", especifica. 

"Las becas Erasmus ya eran escasas. ¿Y las va a solicitar quien necesite una beca general? Es demagogia", denuncia el Sindicato de Estudiantes

Gomendio, secretaria de Estado de Educación, insistió ayer también en que "el Gobierno no ha retirado la ayuda —presupuestada con más de 15 millones de euros—, sino que la concentra en los alumnos de rentas más bajas", defendió. Un argumento que no convence al Sindicato de Estudiantes (SE), que este mismo martes anunciará las nuevas movilizaciones que tiene preparadas para este otoño. "Las becas Erasmus ya eran de por sí escasas, se necesitaba un colchón económico para arriesgarte a ir un año a otro país con sólo 300 euros, por lo que este discurso es totalmente demagógico", sentencia la secretaria general del SE, Ana García.  "Lo más grave son los recortes en becas generales que no garantizan que muchos que han empezado la Universidad puedan terminarla pero, en este contexto, ¿alguien que necesite una beca general va a pedir una Erasmus?", se pregunta. "Esto sólo es un paso más en la táctica progresiva del ministerio para que sólo puedan estudiar quienes se lo puedan pagar", denuncia la representante de los alumnos.

Los afectados saben que tienen poco margen de actuación para poder tumbar esta imposición de Wert. "El Gobierno ha decidido dejarnos abandonados a nuestra suerte y prácticamente sin la posibilidad de realizar ninguna acción legal contra tal desorbitada Orden, exceptuando la interposición de un recurso contencioso-administrativo", lamentan en el comunicado. Aun así, no dejarán de intentarlo y para ello siguen organizándose en grupos de Facebook como "Erasmus Rip", a través de la cuenta de Twitter @ salvemosErasmus, o firmando en Change.org.