Público
Público

Examen arterial controvertido no ayuda a dejar de fumar: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Revisar si las arteriasestán obstruidas no ayuda a los fumadores empedernidos aabandonar la adicción si están bajo tratamiento.

Aun así, esa sigue siendo la excusa cuando algunos médicosrecomiendan realizar el examen diagnóstico tan costoso queconsiste en la pesquisa de placa en las carótidas. Expertosaseguran que el estudio carece de una utilidad demostrada enpersonas sin síntomas de enfermedad cardíaca.

"Cuando los fumadores acceden a un programa de cesacióntabáquica efectivo, la pesquisa de la placa en las carótidas noaporta nada", dijo el autor principal, doctor Nicolas Rodondi.

Estudios previos habían sugerido que cuando los pacientesmiran imágenes de la acumulación del colesterol, o placa, en susarterias, modificarían sus estilos de vida. Pero, por lo menosen los fumadores, el nuevo estudio echa por tierra esosargumentos.

"Demuestra que esta estrategia no logrará motivar a losfumadores para que dejen de fumar", sostuvo el doctor PatrickO'Malley, de la Uniformed Services University, en Bethesda,Maryland, y autor de un editorial sobre el estudio.

Durante la pesquisa de la placa en las carótidas, se utilizaultrasonido para obtener imágenes de las arterias que lesuministran sangre al cerebro. El procedimiento es cada vez máspopular en Estados Unidos y Europa, pero se desconoce si ayuda alos pacientes.

"No existe un beneficio demostrado. Sigue siendo una pruebapromisoria, pero que se está sobreutilizando en la prácticaclínica", afirmó O'Malley a Reuters Health.

Aunque algunas entidades la recomiendan, el panel deexpertos de Estados Unidos conocido como Preventive ServicesTask Force no aconseja utilizarla en personas sin síntomas deenfermedad cardíaca.

El nuevo estudio, publicado en Archives of InternalMedicine, surge de más de 500 fumadores de entre 40 y 70 añosque querían dejar de fumar y no tenían síntomas cardíacos.

Todos recibieron seis sesiones de consejería en un año, másuna llamada telefónica, parches de nicotina y folletos sobrecesación tabáquica. Al azar, a la mitad se le realizó unapesquisa de las carótidas. La mayoría tenía placa.

Aunque el tabaquismo favorece su aparición, que es un factorde riesgo del infarto y el accidente cerebrovascular, lasimágenes por ultrasonido no tuvieron efecto alguno.

Al año, un cuarto del grupo controlado con la pesquisa habíadejado de fumar durante por lo menos una semana, comparado conel 22 por ciento del grupo a que no se le realizó la pesquisa.La pequeña diferencia podría atribuirse al azar.

"Los fumadores son una raza distinta. Suelen tener un perfilpsicológico distinto. Son más resistentes", dijo O'Malley.

Rodondi comentó que la pesquisa carótida cuesta 400 dólaresen Suiza, lo mismo que seis sesiones para dejar de fumar con unmédico. Y agregó que la prueba no vale lo que cuesta, adiferencia de un programa de cesación tabáquica.

"Cuando los fumadores tratan de dejar de fumar por sucuenta, sólo lo logran en un 5 por ciento de los casos en unaño", finalizó.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 23 de enerodel 2012