Público
Público

La exdirectora de la CAM puede ser sancionada con 1,5 millones

El FROB despide a María Dolores Amorós por falsear las cuentas de la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Falsear las cuentas, buscar el beneficio propio, en concreto una pensión vitalicia anual de 369.497 euros, con una revalorización del 2% en cada ejercicio, y realizar una gestión deficiente. Los tres motivos que ha esgrimido el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para despedir a María Dolores Amorós, antigua directora general de la CAM, pueden acarrearle además una multa de 1,5 millones de euros a la exgestora de la caja alicantina.

Así sucederá si el Banco de España, como es previsible, decide abrirle formalmente expediente. En ese caso, Amorós se enfrenta a una sanción de medio millón de euros por cada una de las infracciones cometidas, según consta en la Ley de Economía Sostenible. Esta nueva reglamentación duplica las sanciones por la comisión de irregularidades en las entidades de crédito, hasta elevarlas a un máximo de un millón de euros por cada infracción cometida por la entidad y a medio millón por cada una de cada gestor.

El supervisor seprepara para sancionar a los exgestores de la caja

El despido de la exdirectora general de la CAM es la consecuencia de un expediente sancionador abierto por los nuevos administradores del FROB. De hecho, el pasado martes, fecha en la que se le comunicó a Amorós su salida, se cumplía el plazo de 45 días previsto por ese expediente para solucionar su situación en la entidad. Tras la intervención, Amorós fue destituida de sus responsabilidades como gestora, pero, sin embargo, continuó en la CAM. Tras la salida de Amorós de la entidad, José Pina y Francisco Martínez son los últimos representantes del antiguo Comité de Dirección que aún continúan en la entidad después de ser intervenida.

Pero Amorós no es la única que pueda quedar expuesta a la sanción del supervisor. Modesto Crespo, expresidente de la CAM, sin indemnización y con un sueldo de 300.000 euros de una participada de la entidad, y Roberto López Abad, predecesor de Amorós, que se embolsó en su prejubilación 5,6 millones de euros brutos, a pesar de que llevaba meses fuera de la entidad al ocupar un alto cargo en el intento de Banco Base, pueden enfrentarse a multas millonarias por su gestión, al igual que los miembros del Consejo. Así ocurrió en el caso de los gestores de CCM y Cajastur.

 BBVA, Santander, Caixabank, Sabadell e Ibercaja acuden finalmente a la puja

El despido de Amorós protagonizó el día en el que concluyó el plazo de recepción de ofertas no vinculantes para comprar la CAM. Santander, BBVA, CaixaBank, Ibercaja, Sabadell y un par de fondos de capital riesgo foráneos tienen a partir de hoy un plazo de cuatro semanas para continuar con el proceso después de conocer de primera mano los verdaderos números de la CAM. El cambio en el EPA asegura que la puja no quedará desierta.