Público
Público

Los expertos se equivocaban: las vikingas también iban a la guerra

Una prueba de ADN ha demostrado que los restos mortales del que se pensaba era un poderoso vikingo correspondían en realidad al cuerpo de una mujer; combatió en batallas y creen que incluso pudo liderarlas.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5
Comentarios:

Imagen de la serie 'Vikingos'. SENSACINE

Los arqueólogos e historiadores estaban equivocados con las vikingas. Una prueba de ADN ha demostrado que los restos mortales del que se pensaba era un poderoso vikingo era en realidad el cuerpo de una mujer; combatió en batallas y creen que incluso pudo liderarlas..

Estos restos fueron hallados a finales del siglo XIX, cuando se dio por hecho que el esqueleto pertenecía a un hombre. Fue enterrada con armas y caballos, lo que vendría a significar el reconocimiento a sus habilidades en la batalla. 

Una osteóloga de la Universidad de Estocolmo, Anna Kjellström, advirtió rasgos femeninos en el esqueleto -como los huesos de la cadera- por lo que se realizó un análisis de ADN que confirmó que efectivamente estaban ante un cuerpo de mujer. 

Según la publicación científica Phys.org, de la que se hace eco La Vanguardiaeste hallazgo marca la primera prueba genética de que las mujeres vikingas eran guerreras.  

En 2014, la revista Early Medieval Europe publicó otro estudio que echaba por tierra por primera vez la creencia de que las mujeres se centraban en las tareas de las granjas cuando los hombres acudían a la guerra.