Público
Público

Una exposición del IVAM recorre la desbordante imaginación constructiva de Soria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un centenar de obras que plasma la desbordante imaginación constructiva de Salvador Soria se reúne por vez primera en una exposición que hoy se inaugura en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), donde esta tarde se entregará al artista el VIII Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat.

La muestra "Salvador Soria. De las Integraciones a la emotividad de la razón" selecciona 54 pinturas, 29 esculturas y 10 collages procedentes del Museo de Bellas Artes de Bilbao, del Museo de Santiago de Compostela y el Centro Reina Sofía de Madrid, así como de coleccionistas particulares.

Una exposición que culmina con el gran mural de seis metros de largo, "La emotividad de la razón", pintado en 2008, cuando el pintor contaba 92 años, que descubre la pulsión creadora de este artista valenciano cuya esencia creativa reside en la necesidad de desprenderse de su interior para compartirlo con el espectador.

La exposición despierta la espectación del visitante por el gran número de obras inéditas o poco conocidas de Salvador Soria, considerado como uno de los máximos representantes de la corriente innovadora iniciada con el Grupo Parpalló, del que fue fundador en 1957.

El propio Salvador Soria ha reconocido en una rueda de prensa que siente emocionado al encontrarse con obras suyas que no había visto desde hace muchas décadas.

El artista ha dicho que sus obras se mueven entre "la construcción y la destrucción, hasta llegar a la emoción que provoca la razón".

Soria se ha definido como "un artista inquieto, apasionado y sensible, con demasiado corazón, y que siempre me ha gustado vivir un tanto retirado y alejado de las modas y los movimientos".

Por su parte, la hija del artista y co-comisaria, Martine Soria, ha recordado que la muestra presenta "una selección de obras consagradas a sus investigaciones sobre el tema de las integraciones" y ha contado que "sus expresiones plásticas, que comprenden pintura y escultura, se entremezclan".

Martine Soria ha calificado a su padre "de pintor, escultor e ingeniero, lo es todo al mismo tiempo, pues como se puede advertir no hay compartimentos en su trabajo".

Ha señalado que "ha concebido, a lo largo del tiempo un repertorio formal y un modo de hacer propio que le distinguen y caracterizan estéticamente".

"Una poética personal que, a partir del diálogo entre la trascendencia de los conceptos eternos y la realidad tangible de los materiales, enraiza con la cultura mediterránea y se vincula con los lenguajes universales del arte moderno", ha dicho Martine Soria.

Por su parte, la directora del museo y co-comisaria de la muestra, Consuelo Ciscar, esta exposición presenta la obra realizada a lo largo de cincuenta años, en los que el artista "rompe los límites del marco con un lenguaje artístico y una imaginación desbordante que representa la cumbre de la libertad de expresión".

Salvador Soria nació en Valencia, en 1915, y comenzó su aprendizaje artístico en la Escuela de Artes y Oficios. Tras combatir en el ejército republicano en la guerra se exilió a Francia, donde reemprendió su actividad y se casó. En 1953 decidió volver a España con su familia.

Formó parte del Grupo Parpalló y colaboró en el nacimiento de Arte Actual, Movimiento Artístico del Mediterráneo.

A partir de la década de los sesenta inicio el conjunto más importante de su producción plástica y en 1964 comenzó a construir objetos tridimensionales con apariencia de maquinas que pusieron de relieve su faceta como escultor y a los que el mismo calificó como ejemplos de "mecánica plástica".