Público
Público

El exteniente Segura pide ayuda para pagar su defensa en Europa

El exmilitar quiere recurrir su expulsión del Ejército ante el Tribunal de Justicia de la UE: "La disciplina no puede estar en ningún caso por delante de la libertad de expresión"

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4
Comentarios:

Teniente Segura en la redacción de Público. JAIRO VARGAS

MADRID.- La sala de lo militar del Tribunal Supremo cercenó recientemente la última vía que le quedaba en la jurisdicción española al exteniente Luis Gonzalo Segura para recurrir su expulsión del Ejército de Tierra. 

El exoficial, con 13 años de experiencia en el cuerpo y al que las faltas graves acumuladas por sus declaraciones en medios de comunicación sobre la situación interna del Ejército llevaron a su expulsión, no confiaba demasiado en que la justicia militar defendiera su derecho a la libertad de expresión por encima de la disciplina castrense. 

Por ello, ha afirmado con asiduidad que su "batalla" estaba destinada a terminar en Europa, y tras el fallo del Supremo, que no puede recurrirse ante ningún órgano de justicia nacional, ha llegado el momento de ello. 

De esta forma, la Plataforma por la Honestidad, que apoya a Segura y otros denunciantes de corrupción, ha emitido un comunicado solicitando apoyo ciudadano para sufragar los gastos del proceso. La plataforma destaca "lo importante que es para los ciudadanos y sus derechos poder llegar a Europa, como la sentencia dictada contra el Estado español sobre las cláusulas suelo por parte del Tribunal de Justicia de la UE, el mismo al que vamos a llevar entre todos/as a Luis Gonzalo Segura".

El equipo jurídico que intentará llevar a buen puerto la causa del exteniente estará dirigido por el jurista especializado en Derecho europeo, Josep Jover, quien ya ha tumbado varias decisiones tomadas por los tribunales españoles en el TJUE, como Canon Digital el céntimo sanitario. 

La plataforma ha comunicado que publicará "todas y cada una de las aportaciones así como las facturas del equipo jurídico" en un documento de acceso público. "La disciplina no puede estar en ningún caso por delante de la libertad de expresión", concluyen los activistas que impulsan el colectivo.