Público
Público

Fabricante chino de vacunas se une a Aeras en lucha tuberculosis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Tan Ee Lyn

El mayor fabricante chino devacunas trabajará junto con la entidad benéfica de lucha contrala tuberculosis Aeras para diseñar una nueva inmunización contrala enfermedad, en momentos en que el mundo se está quedando sinmedicamentos capaces de combatirla.

La colaboración entre el Grupo Biotecnológico Nacional deChina (CNBG, por su sigla en inglés) y el instituto Aeras enEstados Unidos costará "cientos de millones de dólares" y ambossocios esperan ofrecer una herramienta que proteja inclusocontra las cepas de la bacteria resistentes a los fármacos.

La iniciativa coincide con el descubrimiento en India de loque algunos médicos describieron como casos de tuberculosis (TB)totalmente resistente a los medicamentos, que no son posibles detratar con ninguna medicina disponible.

La TB es causada por la Mycobacterium tuberculosis ydestruye el tejido pulmonar, provocando que las víctimas tosanla bacteria, que luego se expande en el aire y puede serinhalada por otras personas.

"Nuestra cooperación con Aeras incluye el diseño de unavacuna, su investigación pre-clínica, ensayos clínicos,producción y ventas", dijo a Reuters el presidente de CNBG, YangXiaoming.

"La vacuna ideal debería proteger contra todas las cepas deTB, incluidas las cepas resistentes a los fármacos", agregó.

El presidente ejecutivo de Aeras, Jim Connolly, señaló queambas partes revisarán sus catálogos e identificarán las vacunascandidatas más prometedoras, avanzarán en estudios pre-clínicosy luego, en ensayos, en los próximos años.

"Desde donde estamos, desarrollar una vacuna contra la TB enChina tomará al menos de siete a 10 años", dijo Connolly.

"El costo de desarrollar vacunas finalmente resulta endecenas, sino cientos de millones de dólares, tanto en costosdirectos del desarrollo como así también de todos los fracasos",añadió.

Aeras eligió trabajar con China por su carga significativade TB y luego de identificar la tuberculosis, el VIH/sida y lahepatitis como sus tres enfermedades infecciosas másimportantes.

"Tienen una capacidad técnica emergente muy fuerte y elGobierno tiene recursos financieros", manifestó Connollyrespecto de China.

REGRESO DE TB CON SABOR A VENGANZA

Aunque es una enfermedad muy antigua, y altamentedesestimada, el mundo no ha contado con nuevas vacunas ofármacos para combatir la tuberculosis por décadas, aún cuandosigue siendo una de las principales causas de muerte.

En el 2010 se registraron 8,8 millones de nuevos casos y1,45 millones de muertes por TB en todo el mundo.

No obstante, hace apenas 20 años que los laboratorioscomenzaron a prestar atención a esta enfermedad, cuandoreapareció en los países desarrollados, en pacientes consistemas inmunes debilitados por el sida.

Lo peor es que aparecieron cepas de TB resistentes a losmedicamentos, generando casos que son casi imposibles de tratar.

En India, recientemente 12 pacientes de Mumbai norespondieron a los fármacos ni de primera y ni de segunda línea,como isoniazida, rifampicina, amikacina, capreomicina ykanamicina.

Entre los fabricantes de medicamentos para la TB seencuentran Eli Lilly & Co, Sanofi SA, Janssen Pharmaceuticals deJohnson & Johnson, Pfizer Inc, Bayer AG y muchos productores degenéricos.

La única vacuna disponible contra la tuberculosis es laBacillus Calmette-Guérin (BCG), que tiene una antigüedad de 90años y cuya eficacia es dudosa. Si bien funciona en algún gradopara proteger contra la enfermedad grave a bebés y niñospequeños, no logra brindar inmunidad a los adolescentes yadultos jóvenes que más padecen las infecciones.

Actualmente hay más de 10 vacunas candidatas en desarrollo yensayo.

Connolly dijo que los ensayos clínicos de su vacunacandidata incluirán pacientes de China, India y Africasubsahariana, hogar de la mayoría de las personas que sufren TB.

"Esto no se trata de desarrollar vacunas sólo para China,sino también para ser usadas en otras partes del mundo", expresóel presidente ejecutivo de Aeras, quien añadió que el productosería asequible para pacientes de todas las latitudes.