Público
Público

Los fabricantes de videojuegos esperan una buena Navidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La industria de los videojuegos espera que las ventas se mantengan altas este año y en 2009, a pesar de la crisis económica que ha afectado a algunos minoristas.

Durante una conferencia interactiva del grupo de inversiones BMO Capital Markets en Nueva York, los directivos de la industria indicaron el jueves que su optimismo está sostenido por las sólidas ventas de consolas para juegos avanzados registradas por Nintendo, Sony y Microsoft.

"Creo que aguantará mucho mejor que otras industrias", afirmó Mindy Mount, director financiero de la división de dispositivos para el entretenimiento de Microsoft. "Permanecemos prudentemente optimistas".

Reggie Fils-Aime, presidente de Nintendo en Estados Unidos, dijo que la Wii continúa vendiéndose y que las DS de bolsillo han aumentado su distribución en 20 por ciento. Por esa razón, Nintendo expresó que no pretende bajar el precio de su consola desde los 250 dólares actuales.

"Si miro esto desde una perspectiva de industria creo que estar prudentemente optimista es apropiado", dijo Fils-Aime en una entrevista a Reuters. "Si lo miro desde la perspectiva de Nintendo, yo diría muy optimista".

Los pronósticos para los videojuegos son prometedores, en contraste con otros sectores que se están viendo afectados por la crisis económica y por el aumento del desempleo, que han recortado el gasto de los consumidores.

Yves Guillemot, consejero delegado de Ubisoft, responsable de la fantasía "Splinter Cell", dijo que los videojuegos se están vendiendo bien en Wal-Mart y en GameStop.

"En general, hay mucha competencia, pero vemos que los programas se están vendiendo bien, sólo por el hecho de que hay muchas dueños de máquinas que necesitan programas", afirmó Guillemot.

El directivo francés expresó que espera que las ventas del sector crezcan en un 20 por ciento en América del Norte y Europa y agregó que 2009 serán "un gran año".

Sin embargo el desafío del futuro crecimiento radica en los consumidores que no están familiarizados con los videojuegos, que ya pueden estar preocupados por sus billeteras como para atreverse a probar.

"El asunto esta en las personas que son más marginales, la persona que es nueva y no tiene un interés en los videojuegos", afirmó Edward Williams, analista de BMO. "Ahí está el gran potencial de riesgo".