Público
Público

Fabricas de detergente, peligrosas para salud pulmonar empleados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos estudios indican que laspersonas que trabajan en fábricas de detergente tienen altoriesgo de desarrollar problemas respiratorios, como asma,quizás por las sustancias químicas del producto.

Pero un vocero de la industria asegura que esos resultadosno se aplican a Estados Unidos y Europa.

"La industria desarrolló programas de protección exitosospara promover el uso seguro de enzimas mediante evaluaciones deriesgo y estrategias de manejo, que eviten los riesgoslaborales no deseados", declaró Richard Sedlak, vicepresidentede asuntos técnicos e internos de la Asociación de Jabones yDetergentes (SDA).

El autor de uno de los estudios coincide con que laindustria de detergentes protege a los trabajadores, peroseñaló que los niveles tolerados de exposición que establecenlas agencias regulatorias son demasiado altos.

En 1969 se identificó que la exposición a las sustanciasquímicas presentes en el detergente en polvo causa asmaocupacional. Desde entonces, la industria tomó medidas parareducir la exposición de sus empleados, aunque aún hay brotesde ese tipo de asma.

En la revista Occupational and Environmental Medicine, elequipo de Frits van Rooy, del Instituto de Ciencias deEvaluación del Riesgo, en Utrecht, Holanda, escribió que lostrabajadores expuestos a detergentes líquidos no sonconsiderados en riesgo de tener esos problemas pulmonares.

Pero sus resultados sugieren que deberían estarlo.

En otro estudio, el equipo de Paul Cullinan, del ImperialCollege de Londres, ofrece evidencias de que los estándaresvigentes para la exposición ocupacional a las sustanciasquímicas del detergente en polvo son demasiados altos.

Las sustancias químicas en cuestión son enzimas, las cualesdisuelven a otras sustancias para eliminar las manchas.

Los cuatro tipos de enzimas utilizados son las proteasas(disuelven proteínas), las alfa amilasas (disuelven almidón),las lipasas (disuelven grasa) y las celulasas (disuelvencelulosa, un componente de las plantas).

El equipo de Cullinan analizó la relación entre laenfermedad respiratoria baja o alta y la exposición a lasproteasas.

Los autores compararon a 570 empleados de una fábrica dedetergente en Europa que habían desarrollado trastornosrespiratorios, desde rinitis hasta asma, con 2.137 trabajadoressanos.

Los empleados en zonas con la exposición más alta a lasproteasas tenían el doble de riesgo de desarrollar enfermedadrespiratoria baja. Incluso una baja exposición aumentaba elriesgo de sufrir problemas respiratorios en la zona inferior.

Y las concentraciones de proteasas que causaban esossíntomas estaban dentro de las guías diseñadas para proteger lasalud de los trabajadores. Cullinan dijo a Reuters Health que"la mayoría de la industria trabaja con niveles de exposiciónmuy bajos, mucho más que los que establecen las autoridadesregulatorias".

El equipo de Van Rooy estudió a 109 trabajadores de unafábrica de detergente líquido; los dividió en tres grupos,según el nivel de exposición.

El 16 por ciento en el grupo más expuesto tenía cuatroveces más riesgo de sufrir rinitis y tres veces más riesgo desibilancias que la cohorte menos expuesta, que era la mitad delgrupo.

Los análisis de sangre de 106 trabajadores revelaron que el14 por ciento era hipersensible a por lo menos una de lasenzimas del detergente, lo que aumentaba el riesgo dedesarrollar alergia.

Un trabajador había desarrollado asma alérgica porexposición a las enzimas y dos tenían rinitis alérgica.

El equipo concluyó que "la exposición a las enzimas deldetergente líquido debería considerarse una amenaza ocupacionalcausante de hipersensibilidad y alergia" e instó a las fábricasa minimizar la exposición de sus empleados.

Si bien se necesitan nuevas normas regulatorias, Cullinanopinó que primero hay que obtener más datos.

"Fijar estándares adecuados demandará más trabajo, pero esono será difícil para una industria que durante años se ocupó demedir la exposición y los efectos en la salud de losempleados", indicó el equipo.

FUENTE: Occupational and Environmental Medicine, noviembredel 2009