Público
Público

El fabuloso patrimonio de una jefa de Comisiones

María Jesús Paredes acumula junto a su pareja, también sindicalista, inmuebles valorados en más de dos millones de euros. Es una persona de la máxima confianza de José María Fidalgo

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Trabajar como sindicalista y amasar un importante patrimonio inmobiliario no son circunstancias incompatibles. Así lo demuestra al menos la trayectoria de María Jesús Paredes, máxima responsable de Banca de Comisiones Obreras y una de las personas de absoluta confianza del líder del sindicato, José María Fidalgo.

De acuerdo con los datos de diversos registros de la propiedad, a los que ha tenido acceso Público, Paredes y su pareja son dueños de un chalé en una urbanización de lujo de Madrid, una vivienda en uno de los barrios más caros de la capital, un piso en la sierra madrileña, una vivienda unifamiliar adosada en Manilva (Málaga) y dos apartamentos en Denia (Alicante). El valor de mercado de estos bienes supera actualmente los dos millones de euros.

Liberados sindicales

María Jesús Paredes es secretaria general de Comfia, la federación de servicios financieros y administrativos de CCOO. Ocupa este cargo desde el año 1987. Su pareja, Francisco Baquero, también es miembro de la Ejecutiva de Comfia. Ambos son empleados del BSCH, aunque llevan décadas trabajando como liberados sindicales. Es decir, su sueldo lo paga el banco y ellos trabajan en Comisiones.

De acuerdo con información interna del BSCH, Paredes y Baquero tienen categoría de administrativos de nivel 8 y una antigüedad superior a los 30 años. Según el convenio colectivo del banco, un empleado en dicha situación debería cobrar de sueldo alrededor de 35.000 euros brutos al año.

Fuentes de Comisiones Obreras explicaron a este diario que el sindicato también paga una dieta mensual a algunos de sus cargos ejecutivos, que como media se sitúa en los 600 euros. Como secretaria general de Comfia, Paredes debería cobrar dicha cantidad.

Inversores inmobiliarios

La mayor parte de las compras de la pareja se produjeron en un periodo reducido de tiempo: entre el 16 de diciembre de 1999 y el 28 de julio de 2005. En esos cinco años y medio, Baquero y Noriega adquirieron la vivienda de Manilva, un piso en el centro de Madrid, otro en la sierra madrileña y los dos apartamentos en Denia. Además, en diciembre de 2004, suscribieron una hipoteca garantizada con el chalé  que tienen en una lujosa urbanización de Pozuelo de alarcón (Madrid).

Como resultado de todas estas operaciones, en el verano de 2005, Paredes y Baquero tenían vivos tres préstamos hipotecarios por un importe que superaba los 600.000 euros. Según los datos de los registros de propiedad, las tres hipotecas siguen vigentes en la actualidad.
Este diario intentó, sin éxito, conocer la versión de la pareja sobre el origen de su Patrimonio. 

María Jesús Paredes anunció el pasado lunes su intención de dimitir como secretaria general de Comfia a finales del próximo mes de diciembre, un año antes de que finalice su mandato.

Entre abril de 2002 y julio de 2005, la pareja formada por María Jesús Paredes y Francisco Baquero suscribió tres hipotecas inmobiliarias, por un importe total de 618.333 euros. Una capacidad de endeudamiento ciertamente llamativa tratándose de dos sindicalistas liberados, cuya categoría laboral es de administrativos de banca.

El hecho de que ambos sean empleados del sector bancario les permitió suscribir las hipotecas con mejores condiciones que las del mercado, como se admite en la escritura de uno de los préstamos.

Pese a ello, en 2005, las cuotas mensuales que debía afrontar la pareja por las tres hipotecas superaba los 3.000 euros. Una cantidad similar debería pagar en la actualidad, salvo que haya amortizado capital.

¿Cómo es posible dedicar 3.000 euros mensuales sólo al pago de hipotecas? Paredes no ha querido responder a esta pregunta planteada por ‘Público’.

Una de las adquisiciones inmobiliarias de María Jesús Paredes y Francisco Baquero tendría que haber llamado la atención de la Agencia Tributaria. El motivo es que declararon un precio de compra de un piso en Madrid que estaba muy por debajo del valor de mercado. De esta forma, la pareja redujo la cantidad que debía abonar a Hacienda en concepto de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

La vivienda, situada en la Plaza del Conde del Valle de Suchil, tiene una superficie total de 133 metros (incluyendo 11 de terrazas) y fue adquirida por 192.323 euros. Ello supone un valor oficial inferior a 1.500 euros por metro cuadrado, una cantidad ridícula para dicha zona en la fecha de compra del inmueble (abril de 2002).

Así lo confirma la tasación del piso realizada para solicitar una hipoteca al BSCH, que valoró la finca en 319.600 euros. Por tanto, el desfase entre el precio declarado y el precio de tasación fue de 127.277 euros.