Público
Público

Las fallas infantiles inician la fiesta grande con relatos históricos y ecología

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fallas infantiles, que esta mañana han aparecido "plantadas" en calles y plazas de Valencia, han iniciado los días grandes de estas fiestas con sus relatos de corte histórico, la defensa del medio ambiente, los viajes y juegos, sin olvidar las referencias al mundo mágico de hadas, príncipes y dragones.

A las 08.00 horas, las 380 fallas infantiles de la ciudad, que este año han costado 2,06 millones de euros, ya estaban dispuestas a pasar la inspección del jurado, que esta tarde hará público el fallo que establece qué monumentos son los mejores en cada una de las secciones.

Los precios individuales de estas fallas oscilan entre los 300 euros de la más barata hasta los 54.000 euros de la más cara, según datos ofrecidos por la Junta Central Fallera (JCF).

La crisis económica ha estabilizado el crecimiento de los presupuestos de las fallas infantiles. La estadística de la JCF registra un descenso del 1,91%, aunque gran parte de ese descenso es atribuible a la drástica reducción del monumento de la comisión de Nou Campanar, que ha pasado de los 180.000 euros de 2008 a los alrededor de 30.000 euros de este año.

La temáticas de las fallas infantiles de la sección especial, las de mayor presupuesto de Valencia (con cantidades que oscilan entre los 20.000 y 54.000 euros), es muy variada, aunque este año predominan los planteamientos didácticos (historia, naturaleza-medio ambiente, música, educación o juegos), en detrimento de los omnipresentes cuentos de fábulas y relatos mágicos, que quedan para las secciones inferiores.

Dentro del apartado histórico se encuadran las fallas de la plaza del Ayuntamiento (dedicada al centenario de la Exposición Regional de 1909), Exposición-Micer Mascó (un relato sobre exploradores y conquistadores, desde Ulises y Cristóbal Colón a Livingstone), Na Jordana (sobre la participación de los niños en el origen de las fallas) y Alameda-Avenida Francia (que presenta una panorámica sobre la historia de los medios de transporte, desde el globo aerostático y el tren decimonónico a los primeros ultraligeros).

Son numerosas también las referencias temáticas a la naturaleza y conservación del medio ambiente, como la que aparece en la falla de Quart-Palomar (con una propuesta en defensa de los animales salvajes), o en la de Aras de Alpuente-Castell de Pop (sobre los efectos de la cumbre de Kioto), además de referencias a granjas-escuelas (Archiduque Carlos-Chiva y Malvarrosa-Ponz-Cavite).

La solidaridad con el Tercer Mundo también está presente en las fallas infantiles con la propuesta de Pedro Rodríguez para la falla de Reino de Valencia-Duque de Calabria (con el lema "Qué rico ser pobre", que ha logrado además el premio del Ninot Indultat Infantil).

Hay también propuestas culturales (como "El cine en casa" de Pizarro-Cirilo Amorós, "La creatividad" de Almirante Cadarso-Conde de Altea o el mundo de la ópera de Nou Campanar) y educativas (como "Rebelión en la guardería" de Convento Jerusalén, "Como funciona el cuerpo humano" en L'Antiga de Campanar o "Con los cinco sentidos" de Cuba-Literato Azorín).

El buen tiempo, con días soleados y temperaturas por encima de los 20 grados, han propiciado la llegada de decenas de miles de turistas, que llenan las calles y plazas para vivir los entresijos de esta fiesta que aúna la sátira política y social de los monumentos con la alegría de la música de los pasacalles, el ruido acompasado de la pirotecnia y el bullicio de las verbenas nocturnas.

Este mediodía, los seis minutos de la "mascletà" disparada por Europlá ha concentrado todos los elogios en una nuevamente abarrotada plaza del Ayuntamiento.

Tras la irrupción de las fallas infantiles, esta noche el protagonismo es para la "plantà" de los monumentos grandes. Previamente, los integrantes de la comisión se reunirán en una cena a base de productos típicos (longanizas y morcillas con habas fritas, lomo con tomate frito o bacalao y pimientos asados).

Los falleros y falleras, vestidos el uniforme de trabajo (vaqueros y blusón), ayudarán después al artista a terminar de plantar la falla, limpiar el entorno y colocar el césped de adorno, para que el monumento pueda ser visitado por el público y el jurado a partir de las ocho de la mañana.