Público
Público

Fallece José Cuiña, la mano derecha de Fraga en Galicia

Llevaba varios días ingresado en un hospital de Santiago, debido a una infección respiratoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado del Partido Popular de Galicia, José Cuiña Crespo, ha fallecido hoy en Santiago de Compostela. Cuiña Crespo (Lalín, 1950) llevaba varios días ingresado en el Hospital Clínico de Santiago, aquejado de una infección respiratoria. 

Según informaron fuentes hospitalarias, el ex conselleiro padecía además una infección en la sangre, enfermedad que se agravó debido a las bajas defensas como consecuencia de una neumonía.

Lo fue todo en Galicia 

Alcalde, presidente de Diputación, conselleiro, secretario general, diputado y empresario, José Cuiña lo fue casi todo en Galicia hasta enero de 2006, en que definitivamente se frustró su ambición de ser el sucesor de Manuel Fraga. 

La elección de Alberto Núñez Feijóo como presidente de los populares gallegos dio al traste con la indisimulada pretensión de José Cuiña, eterno 'delfín' de Fraga, de coger el testigo del veterano político popular, ante quien siempre reivindicó el carácter galleguista del PP, 'al límite de la autodeterminación', en sus propias palabras. 

Diputado autonómico y conselleiro de Política Territorial durante trece años, José Cuiña había perdido la partida ya en 2003, a raíz de la catástrofe del 'Prestige', cuando presentó su renuncia al cargo tras conocerse que empresas de su familia suministraron material para las tareas de limpieza del fuel y en medio de un pulso en el seno del Gobierno gallego sobre cómo se gestionó la crisis. 

La sucesión de Fraga 

Pese a ello, Cuiña presentó batalla en el proceso de sucesión, lo que no consiguió por carecer de avales. Igualmente, fue protagonsta, sin aparecer en pantalla, de un intento de rebelión en el PP de Galicia. 

Los populares orensanos amenazaron tras su renuncia con escindirse del partido, encabezados por su presidente, José Luis Baltar, considerado del sector 'de la boina', el rural del PP, frente al del 'birrete', el urbano y que encarna Mariano Rajoy, según los términos acuñados por el propio titular de la Diputación de Ourense. 

Fue elegido alcalde de Lalín con mayoría absoluta en las primera elecciones municipales, en 1979, presidente de la Diputación Provincial de Pontevedra y desde 1990 hasta ahora ha ocupado escaño en el Parlamento. Fue nombrado conselleiro de Política Territorial este mismo año y luego accedió al cargo de secretario general del PP de Galicia, en el momento de su mayor poder político, que no estuvo exento de polémicas y de acusaciones de nepotismo y falta de transparencia. 

Sobre él se publicó que había incurrido en incompatibilidades cuando heredó, tras la muerte de su padre, el 16 por ciento de un grupo empresarial que mantiene subcontratos de la Xunta y de otras administraciones, pero se defendió al decir que el Consejo Consultivo de Galicia había dictaminado por unanimidad que no incurría en incompatibilidad. 

Tras trece años de conselleiro, Cuiña presentó, el 16 de enero de 2003, su renuncia al cargo. Descontentos con su marcha, se produjo entonces la amenaza de rebelión de los 'populares' orensanos, que responsabilizaron al secretario general del PPdeG, Jesús Palmou, próximo a la dirección central del PP, de la salida del Gobierno gallego del ex conselleiro. 

Desde que se consumó la sucesión de Manuel Fraga, y pese a los rumores de que podría decantarse por formar un nuevo partido, José Cuiña ocupó discretamente su escaño en el Parlamento gallego, donde apenas tuvo intervenciones públicas salvo para su último episodio político, su intervención en la comisión sobre el fiasco de la vía del Salnés, una obra que impulsó y que sufrió un grave deterioro.