Público
Público

Familias y pymes aún tienen difícil conseguir créditos

La banca prefiere guardar los fondos que capta por si vuelven los problemas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es una anécdota reciente: un empresario con un balance saneado acude a una entidad financiera en busca de crédito. Le dicen que no. Una semana después, otro emprendedor con un perfil de riesgo mucho menos recomendable sí logra liquidez en la misma oficina. ¿Por qué? 'Depende de las circunstancias: si la entidad tiene liquidez esa semana o de si hay un producto estrella que quiere colocar, habrá crédito; si no...', dice un asesor de pequeñas empresas. La historia es real e ilustra las dificultades de muchas compañías solventes para captar recursos, pese a la normalización del mercado interbancario (en el que las entidades se prestan entre sí para financiarse).

Las familias tampoco se libran de esa sequía. Óscar Benavente, asesor jurídico de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), asegura que en torno a un 20% de los hogares que pide un préstamo lo ve denegado sin que, en muchos casos, existan razones objetivas. Lo cierto es que, aunque ha experimentado una ligera subida tras el parón que siguió a la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre de 2008, la financiación a pymes y hogares sigue atascada. La respuesta desde las entidades financieras: sí se presta, pero sólo a solicitantes solventes.

Los préstamos a hogares sólo crecen por el exceso de pisos de los bancos

Según datos del Banco de España, los préstamos a empresas acumulan tasas negativa desde octubre de 2009 hasta el pasado junio (último dato disponible). En el caso del crédito a las familias, crece desde febrero pasado, pero sólo en junio logró hacerlo a un ritmo cercano al 1% y gracias al tirón de las hipotecas. No es de extrañar, teniendo en cuenta que buena parte del excedente de casas está en manos de las entidades financieras. Estas acaban de asegurarse la continuidad de la barra libre de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) hasta, al menos, el primer trimestre de 2011.

'La banca aún tiene muchas refinanciaciones pendientes. Los inversores albergan muchas dudas sobre lo que va a pasar con los mercados, por lo que no va a ser fácil refinanciar toda esa deuda; mientras esa intranquilidad continúe, el crédito a las familias y las empresas será escaso. Es difícil que la situación se normalice antes de 2013, ni en España ni en el resto del mundo', dice José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. En su opinión, a corto y medio plazo 'sólo tendrán créditos los que tienen buena salud financiera, solvencia y avales, que quieran financiar operaciones muy claras y sin mucho riesgo'.

Un experto ve difícil que la situación se normalice antes de 2013

Un agente del sector financiero que pide el anonimato explica el fenómeno de forma muy clara: 'La banca e incluso las empresas están aprovechando que en este momento se ha abierto una ventana de liquidez para captar todo el dinero posible. Nadie se fía de lo que pueda pasar en los próximos meses. En previsión de que lleguen nuevos problemas de confianza, los bancos van a guardar esa financiación y las posibilidades de que se derive a crédito de clientes son muy escasas'.

Desde FUCI, Benavente critica esa situación cuando, en su opinión, se sigue 'tutelando' a las entidades financieras, 'que han creado esta crisis, que han tomado dinero del Estado, sea de la forma que sea [en España, han recibido avales con garantía estatal] y siguen ejecutando hipotecas'. Este portavoz cree que habría que 'plantear la necesidad de que exista una entidad financiera pública, que recompre hipotecas que la banca no quiere'. No es, dice, una 'solución comunista, sino un remedio para una situación extrema'.