Público
Público

Fármacos para diabetes, ligados a menor riesgo cáncer prostático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los fármacos que se usan paracontrolar la diabetes pueden disminuir el riesgo de cáncer depróstata, informaron investigadores finlandeses.

Los expertos de la Universidad de Tampere, en Finlandia,indicaron: "Estudios recientes han descrito una disminución delriesgo de cáncer de próstata en varones diabéticos, aunque laevidencia es controvertida".

"No está claro actualmente si el uso de medicaciónantidiabética afecta a la asociación entre diabetes y cáncerprostático", observó el equipo del doctor Teemu J. Murtola enAmerican Journal of Epidemiology.

Para investigarlo, los autores estudiaron a un grupo devarones diagnosticados de cáncer de próstata y a un grupo dehombres "control" sin la enfermedad. El total de la cohorte secomponía de 24.723 pares caso-control.

Los investigadores utilizaron también una completa base dedatos de prescripciones para obtener información sobre el usode medicamentos.

El 7,5 por ciento de los varones con cáncer de próstata yel 8,4 por ciento de los controles utilizaban fármacos oralespara tratar la diabetes.

La prevalencia del uso de insulina era del 2,5 por cientoen los casos y del 3,0 por ciento en los controles.

Los varones que tomaban alguna medicación para la diabetespresentaban una disminución del riesgo de cáncer de próstatadel 16 por ciento, halló el equipo de Murtola.

La reducción del riesgo era equiparable para todos losfármacos antidiabéticos, incluyendo la metformina, lassulfonilureas y la insulina.

Los investigadores hallaron que el riesgo general, así comoel de cáncer de próstata avanzado, disminuía con la cantidad yduración del uso de medicación.

"El posible mecanismo responsable de la disminución delriesgo de cáncer prostático en los varones diabéticos no estáclaro actualmente", observó el equipo.

"Muy probablemente, los cambios en el metabolismo hormonalendógeno que se producen en la diabetes juegan un papelimportante", finalizaron los expertos.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, 15 de octubre del2008