Público
Público

1-4. Feliciano pierde ante Kiefer, que salva el honor de Alemania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Feliciano López perdió contra Nicolas Kiefer por 6-4 y 7-6 (2) y el germano proporcionó el primer y único punto a Alemania, que cayó frente a España por 4-1 en la eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis que se disputa en Bremen.

En una jornada sin trascendencia después de que López y Fernando Verdasco lograran en el doble el tercer punto y la clasificación para las semifinales del equipo español, Kiefer salvó el honor germano.

Fue el veterano tenista de Holzminden el único que permaneció del cartel inicialmente previsto, 47 del ránking mundial, el que fue elegido desde el principio por el capitán germano Patrik Kuhnen, que esperaba otra situación para este momento.

Con el duelo definido, Emilio Sánchez Vicario transformó a su equipo de dobles en los dos representantes de los individuales de la última sesión. Verdasco superó en tres sets a Michael Berrer (2-6, 7-6 (5) y 6-4), que asumió el compromiso en lugar de Philipp Kohlscheiber, exprimido en las dos jornadas precedentes y malparado del encuentro de dobles, que duró casi cinco horas.

No encontró el teutón su primer triunfo en la Copa Davis en un partido que simplemente alimentó su pingüe experiencia. Sólo un antecedente. En la eliminatoria contra la República de Corea. Ya con el asunto solventado.

Feliciano no tuvo el mismo tino y sufrió la primera derrota española en la competición este año. Ha transitado con autoridad España, que llevaba un parcial de nueve victorias consecutivas antes de que el toledano se midiera a Kiefer.

Ha estado desprovisto de su saque López. El arma que le da poder. Careció de la determinación en el doble. Aunque el español tiró de otros recursos para liderar al equipo español. Y tampoco le acompañó frente a Kiefer, que ganó el encuentro sin sobresaltos.

Rompió pronto el teutón en el inicio del choque y caminó con comodidad. Ocurrió igual en el segundo parcial aunque Feliciano equilibró el contratiempo con una rotura cuando Kiefer servía por primera vez para ganar.