Público
Público

Fernández Ordóñez anima a los empresarios y empleados a "usar la reforma laboral"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, animó a empresarios y a trabajadores a que hagan uso de la flexibilidad interna que ofrece la reforma laboral "con la mayor premura posible" para mejorar la competitividad de las empresas españolas.

"Si la reforma laboral no se usa, no vale para nada", afirmó Fernández Ordóñez durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso.

A su juicio, una vez en marcha el ajuste fiscal, el foco debe estar ahora en la mejora de la competitividad, ya que de lo contrario se debilitarán las posibilidades de recuperación económica y se retrasará la generación de nuevos puestos de trabajo.

"En cuanto tengamos empresas competitivas hemos resuelto los problemas", aseguró.

Según el gobernador del Banco de España es fundamental que las empresas españolas empiecen a vender más que sus competidores, para lo que consideró necesario que primero se lleve a cabo un ajuste interno en esas empresas.

Para Fernández Ordóñez uno de los mayores avances introducidos en esa reforma es que permite a los empresarios, de acuerdo con sus trabajadores, adecuar las condiciones laborales y salariales a los cambios que se produzcan en la demanda o en las innovaciones de la oferta sin que tenga efectos sobre el empleo.

En declaraciones posteriores a su intervención en la comisión, insistió en que es fundamental hacer uso de ese instrumento que hasta ahora no existía y que permite a los empresarios decidir sobre su competitividad, a los que animó "a convencer y a llegar a acuerdos con sus trabajadores".

Asimismo, durante su comparecencia confió en que el proceso de moderación salarial iniciado este año se afiance en los próximos trimestres para que las empresas en dificultades puedan mantener el empleo y asegurar su supervivencia.

En este sentido, cree que el recorte salarial adoptado en el sector público ayudará a los ajustes "que necesita el sector privado".

Como ingrediente adicional para mejorar la competitividad señaló el mantener la inflación en niveles bajos cuando se consolide la recuperación económica, razón por la que abogó por la desaparición de las cláusulas de salvaguarda sobre el IPC en la negociación salarial.

En su opinión, la ausencia de este tipo de cláusulas para 2011 ayudará a evitar que la subida del IVA, que entró en vigor en julio, genere una inercia inflacionista.

Durante su discurso Fernández Ordóñez se refirió también a la necesidad de profundizar en otras reformas estructurales, entre las que citó la liberación sectorial, la racionalización del sector público en la actividad económica y la mejora del sistema educativo.