Público
Público

La FIFA celebrará una reunión en la famosa Robben Island

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes mundiales del fútbol se reunirán la próxima semana en una isla de Sudáfrica famosa por su brutal prisión, en la que el deporte ofreció alivio y esperanza a cientos de activistas contra el apartheid.

El comité ejecutivo de la FIFA celebrará el 3 de diciembre una reunión en Robben Island, cerca de la costa de Ciudad del Cabo, la prisión donde estuvo detenido durante más de 18 años el ex presidente sudafricano Nelson Mandela.

Será un gesto simbólico en vísperas del sorteo del Mundial, que se realizará en Ciudad del Cabo, y subrayará cómo el fútbol ayudó a los prisioneros políticos encarcelados en la isla por el antiguo gobierno de apartheid de Sudáfrica.

La existencia de ligas de fútbol entre los prisioneros no había sido documentada hasta la publicación de "More Than Just a Game", escrito por Chuck Korr y Marvin Close en 2007.

El libro, luego llevado al cine, detalla las proezas de la Asociación de Fútbol Makana, un grupo creado por reclusos.

Entre los líderes del grupo estaba el actual presidente sudafricano Jacob Zuma, quien alguna vez jugó como defensa y luego se dedicó al arbitraje.

La FIFA reconoció más tarde a la Asociación de Fútbol Makana dándole una membresía asociada.

El fútbol fue inicialmente prohibido en Robben Island y los prisioneros eran castigados por pedir insistentemente permiso para jugar.

Tomó tres años de solicitudes, más la intervención de la Cruz Roja y de la parlamentaria anti apartheid Helen Suzman, para que los reclusos pudieran competir.

Originalmente les permitieron jugar durante sólo 30 minutos los sábados.

Se escribió un reglamento para la asociación, se formaron comités, se impusieron sanciones disciplinarias e incluso hubo transferencias autorizadas, a menudo redactadas en pequeños trozos de papel.

Muchos de los prisioneros políticos jugaban regularmente antes de ser detenidos, algunos a nivel semi-profesional como el ex presidente sudafricano Kgalema Motlanthe y Patrick Lekota, quien más tarde se convirtió en ministro de Defensa.

"Los prisioneros usaban cualquier material al que podían acceder para hacer fútbol", dijo Tokyo Sexwale sobre su tiempo jugando en la isla mientras estaba detenido por participar en actividades contra el apartheid.

"Jugábamos con lo que sea que tuviéramos disponible y las redes de fútbol estaban hechas de verdaderas redes de pescar que llegaban a la orilla de la isla. Pedíamos permiso para recogerlas de la costa", añadió.

Los meticulosamente mantenidos registros de la asociación fueron descubiertos en 1993 por Korr, que basó su libro en 70 cajas de detalles sobre la actividad futbolística en la isla.