Público
Público

El Estado financiará con un Fondo de 500 millones los planes de empresas en el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno aprobó hoy la creación del Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM) a fin de financiar proyectos comerciales de empresas españolas en el exterior, dotado con 500 millones de euros para 2010 y con especial atención a sectores de alto valor añadido y tecnológico.

Así lo recogerá la nueva Ley de Reforma del Sistema de Apoyo Financiero a la Internacionalización después de que el Consejo de Ministros aprobara hoy el anteproyecto de esta norma que será remitida al Congreso y que supone la reforma del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), creado en 1976.

De esta forma, mediante dos anteproyectos de ley desaparece el FAD y se constituyen dos nuevos Fondos, el FIEM, gestionado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, y el Fondo de Promoción del Desarrollo (FONPRODE), dirigido por Asuntos Exteriores y Cooperación, con el objetivo de delimitar los instrumentos utilizados por cada uno de ellos.

La vicepresidenta segunda del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó que el fondo para la internacionalización "contribuirá a salir cuanto antes de la situación económica que vivimos, al ampliar las posibilidades de inversión y exportación de las empresas".

Puntualizó que también impulsará las economías de los países receptores además de velar por los contratos de España en el exterior para que las empresas "puedan competir con ofertas financieras de otros países".

El FIEM supone que el Estado otorga créditos concesionales a otros gobiernos o administraciones extranjeras para apoyar la internacionalización de las empresas españolas y analizará los proyectos para que el préstamo no genere un aumento excesivo de la deuda externa de los países receptores con España.

Por ello, en el caso de proyectos gestionados por la Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación (CESCE) y que pueden generar deuda externa en el país de destino, la nueva ley establece que el Gobierno "analizará cada operación en relación al nivel de endeudamiento del país".

Si los países a los que van dirigidos los préstamos son pobres altamente endeudados sólo se podrán asegurar operaciones de exportación a medio y largo plazo con garantía soberana y por cuenta del Estado cuando lo autorice la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos.

Los beneficiarios de este Fondo serán los Estados, las administraciones públicas, regionales, provinciales y locales extranjeras, así como empresas públicas y privadas extranjeras.

La concesión de estos créditos comerciales o concesionales podrán obtenerla países en desarrollo, con rentas medias y mercados emergentes, siempre y cuando no estén altamente endeudados.

Según el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el FIEM nace como un instrumento "exclusivo" de política comercial, aunque "coherente y compatible" con el otro fondo FONPRODE, ya que existirán mecanismos de coordinación entre la Secretaría de Estado de Comercio y la de Cooperación Internacional.

Al respecto, De la Vega dijo que el nuevo FONPRODE agilizará también las ayudas al desarrollo para dotarlas con "más rigor y eficacia" y "abrirá un nuevo abanico" en las políticas de cooperación y humanitarias.

Recordó que estos créditos pasaron de 1.700 millones de euros en 2003 a más de 4.700 millones en 2008.