Público
Público

El Fiscal de Nueva York constata que AIG pagó bonos millonarios a 73 empleados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, dio a conocer hoy que la aseguradora American International Group (AIG) ha pagado bonificaciones de al menos un millón de dólares a 73 empleados, de los que once ya no trabajan en la empresa.

El fiscal envió el lunes requerimientos oficiales a la aseguradora para que le aportase toda la información relativa a las compensaciones abonadas a empleados de su división Productos Financieros así como la identidad de quienes las recibieron, dentro de una investigación que realiza a esa empresa.

En una carta enviada hoy al legislador demócrata Barney Frank, que preside el Comité de Servicios Financieros en la Cámara de Representantes de EE.UU., Cuomo explica que AIG distribuyó el viernes más de 160 millones de dólares en compensaciones a empleados de esa filial, cuyos problemas pusieron al borde de la bancarrota a la compañía matriz.

"Mi oficina ha determinado ya que algunas de estas bonificaciones fueron asombrosas por su tamaño", relata Cuomo, quien reitera que los contribuyentes merecen saber a dónde va su dinero.

Sin precisar detalles respecto de sus identidades, Cuomo constató que el mas beneficiado de todos logró más de 6,4 millones de dólares en compensaciones y que los siete más premiados se llevaron más de cuatro millones cada uno.

Veintidós ejecutivos recibieron bonificaciones de al menos dos millones de dólares y por un importe combinado de más de 72 millones.

Entre los once millonarios que ya no trabajan para la empresa hay uno que recibió 4,6 millones de dólares en bonificaciones, según el fiscal.

Cuomo subraya que esos pagos "se hicieron a individuos en la filial cuya actuación dio lugar a pérdidas aplastantes y a casi el colapso de AIG".

Recuerda al legislador Frank que AIG ha alegado que no tenía más remedio que pagar esas sumas debido a los términos inalterables del plan que establecía las compensaciones.

Cuomo agrega también que, de no haber sido por el aporte de miles de millones de dólares de fondos públicos, AIG probablemente se habría declarado en bancarrota y no se habrían efectuado pagos de ese tipo.

Resalta también que la empresa ha manifestado que la retención de empleados en Productos Financieros "era vital" para deshacer sus problemáticos negocios pero, afirma, la empresa no ha identificado por ahora a los receptores de bonificaciones y por tanto es imposible ratificar esa aseveración, incluso cuando algunos de ellos ya no forman parte de la plantilla.

"Hasta que obtengamos los nombres de esos individuos es imposible determinar cuándo y por qué dejaron la empresa y cómo es que recibieron las bonificaciones", señala Cuomo en su carta, en la que también afirma que "la intransigencia y el deseo de ocultar quién recibió esos pagos no debe ser tolerado".

El fiscal explica que ha obtenido los contratos con base en los que AIG ha hecho los pagos y ha constatado que contienen una cláusula que exige, en la mayoría de los casos, que las bonificaciones que recibirían el pasado año fueran del cien por ciento de las previstas en 2007.

El fiscal señala, por tanto, que en la primavera pasada la empresa eligió aferrarse a unos bonos para ese ejercicio anual del nivel que tenían el año anterior, "a pesar de signos obvios de que los resultados de 2008 serían desastrosos en comparación con los del año anterior".

En su misiva, Cuomo expresa a Frank su esperanza de que la información que le aporta sea útil para la audiencia que tiene previsto celebrar el miércoles ese comité legislativo acerca de la situación de la aseguradora, que ha recibido ya más de 170.000 millones de las arcas públicas y está controlada en un 80 por ciento por el Gobierno.