Público
Público

Fitch recorta un escalón la solvencia de Portugal y amenaza con bajar aún más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia Fitch rebajó hoy un escalón la solvencia a largo y corto plazo de Portugal por la reducción "más lenta" de lo previsto de su déficit por cuenta corriente y un entorno de financiación "mucho más difícil".

En concreto, la nota de la deuda a largo plazo pasa de "AA", la cuarta mejor, a "A+", la quinta mejor, en la que ya se tiene en cuenta que la situación económica puede afectar a las finanzas del Estado.

En el corto plazo, la deuda pasa de "F1+" a "F1", el segundo escalón, que demuestra aún una fuerte capacidad de Portugal para cumplir con sus compromisos financieros.

Fitch recuerda en un comunicado que el Gobierno portugués "tiene que cumplir" su objetivo de déficit presupuestario del 7,3% del PIB para este año, por lo que el ajuste en el próximo ejercicio será "muy difícil".

Especialmente si se tiene en cuenta que la agencia cree que Portugal no entrará en una recuperación sostenible hasta 2012, tras volver a entrar en recesión en 2011, cuando el Estado prevé un déficit presupuestario del 4,6% del PIB.

Para conseguir ese objetivo, la agencia destaca el compromiso de Portugal para su consolidación fiscal la reducción de un 5% de los sueldos de los funcionarios y las reformas para controlar el gasto, pero advierte de que el acceso a los mercados de financiación sigue siendo a un "alto coste".

La agencia justifica que recorta la solvencia sólo en un escalón porque el Gobierno portugués mantiene el acceso a los mercados y no busca un apoyo financiero externo de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

En cualquier caso, añade que el sistema de apoyo financiero de la UE para todos los países del euro y el FMI mitigan "en gran medida" el riesgo de liquidez que podría surgir si Portugal no pudiera acceder a los mercados.

Fitch argumenta que el interés medio de toda la deuda pública emitida en 2010 ha sido del 3,9%, por lo que si se mantiene en los niveles actuales en 2011, no se daría una dinámica de endeudamiento "insostenible".

Valora además que el Tesoro haya articulado una estrategia "coherente" para cumplir con unas necesidades brutas de financiación de 17.400 millones de euros, incluyendo las amortizaciones de 4.500 millones y 5.000 millones en bonos en abril y junio, respectivamente.

La calificación soberana también se justifica por las reformas puestas en marcha, incluidas las del mercado de trabajo y la educación, ya que Fitch añade que es "necesario" para mejorar la competitividad internacional y aumentar el crecimiento potencial.

Pero en el lado de los riesgos, la agencia destaca en un ajuste económico "más grave" de lo esperado con una contracción del PIB en términos reales en 2011 del 1%, que supondrá una presión "aún mayor" sobre las finanzas públicas y la calidad de los activos de los bancos.

Sobre estas entidades, valora que su dependencia del BCE se haya reducido, aunque apunta que el organismo sigue siendo una fuente importante de financiación.

Sólo si la economía entra en una recuperación sostenida y el Gobierno cumple con sus compromisos de consolidación fiscal, Fitch cambiaría a estable la calificación de Portugal, y con ello, se disiparía el temor a recortes adicionales.