Publicado: 15.01.2014 20:27 |Actualizado: 15.01.2014 20:27

El FMI decreta el inicio de las vacas gordas

Lagarde espera "siete años de crecimiento" a partir de 2014, aunque alerta  que "el crecimiento mundial aún está atascado a baja velocidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"La crisis aún perdura. Aun así, el optimismo está en el aire: la profunda helada ha quedado atrás y el horizonte es más brillante. Mi gran esperanza es que 2104 resulte trascendental de otra forma, el año en que siete años débiles, económicamente hablando, se conviertan en siete años fuertes". Recurriendo al símil bíblico de una época de vacas gordas tras las vacas flacas, la directora gerente del FMI, la francesa Chritine Lagarde, da el banderazo de salida a una nueva etapa de crecimiento de la economía global.

Para ello, no obstante, la directora del FMI considera en que el crecimiento no ocurrirá por si solo, y ha advertido de que superar la crisis requiere todavía un esfuerzo político sostenido y sustancial, una coordinación y una combinación adecuada de políticas.

En una intervención en el Club Nacional de la Prensa en Washington, Lagarde (según el texto distribuido por el FMI previamente) señala que el impulso económico se fortaleció en la segunda mitad de 2013 y que debería volver a fortalecerse en 2014, debido principalmente a las mejoras en las economías avanzadas. Aun así, advierte de que el crecimiento global que "el crecimiento mundial aún está atascado a baja velocidad" y "sigue por debajo de su potencial, que consideramos se encuentra alrededor del 4%".

Por ello, la jefa del FMI apunta que incluso para las economías avanzadas la perspectiva está aún sujeta a "significativos riesgos", como el de la deflación, que podría ser desastroso para la recuperación. "Si la inflación es el genio, la deflación es el ogro contra el que tenemos que luchar con decisión", añade.

Respecto a la eurozona, destaca que, aunque está abandonando la recesión el crecimiento es "desequilibrado" y el desempleo es "preocupantemente alto". "Algunos países los están haciendo bien, pero otros se ven afectados todavía por una elevada deuda y limitaciones en el crédito", incide. En este contexto, ve necesario acelerar las reformas para impulsar el mercado laboral y mejorar y mejorar la competitividad, así como que el Banco Central Europeo (BCE) adopte más medidas, como un préstamo con objetivos concretos que ayude a reducir la fragmentación financiera.

Sobre las economías emergentes, que han sido las locomotoras del crecimiento durante la crisis, Lagarde apunta que "un número creciente de ellas están ralentizándose a medida que el ciclo económico cambia" y deben prepararse para la volatilidad financiera a medida que avanza la retirada del estímulo monetario en EEUU.

El Fondo Monetario Internacional presentará la actualización de su informe de Perspectivas Económicas Mundiales el próximo martes, en el que se espera una leve revisión al alza del crecimiento calculado en octubre que era de 2,9% para 2013 y de 3,6% para 2014.