Público
Público

¿Un fondo para la banca? Más bien veintisiete

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Que no sean los contribuyentes quienes tengan que pagar los rescates de los bancos'. Esta idea ha ido conquistando los pasillos de la Unión Europea (UE) hasta convertirse casi en un mantra comunitario. Es indudable que algo se está moviendo en Europa en esta dirección: que los bancos paguen un fondo para hacer frente a las turbulencias que atraviesen. Sin embargo, también es cierto que, si finalmente hay acuerdo, no será de un día para otro. Es una de las especialidades del laberíntico sistema de toma de decisiones de la UE.

De momento, en el paquete de regulación financiero pactado el jueves se ha puesto una primera piedra en este camino. La futura autoridad bancaria europea, que estará en pie con la entrada del año 2011, será la encargada de establecer los criterios sobre los cuales crear, posteriormente, dos fondos: uno de garantía de depósitos y otro de resolución bancaria. Este último sería el destinado a sufragar ayudas a los bancos que zozobren.

Siguiendo la estela de países como Alemania, Reino Unido o Francia, los ministros de Finanzas de la UE debatirán el próximo martes la creación de estos fondos sufragados por la banca. Se trata, explican fuentes de la presidencia belga, de una discusión 'preliminar' sobre dos proposiciones oficiosas de la Comisión Europea, que incluyen un amplio abanico de posibilidades para materializarlo. Sin embargo, desde la Comisión recordaron que su propuesta oficial no verá la luz antes del próximo año.

En todo caso, las instituciones parecen decididas a renunciar, por el momento, al establecimiento de un fondo común a toda Europa. En su lugar, contemplan la creación de este tipo de depósitos, de forma armonizada, en cada uno de los 27 países de la UE. Sólo más adelante barajarían la posibilidad de unificar estos fondos nacionales en una gran hucha común a toda la UE.

El asunto de los bancos rería el remate de la nueva arquitectura de la regulación financiera europea, que incluye la creación de tres supervisores para controlar el sector bancario, los seguros y los mercados de acciones. Según el eurodiputado español José Manuel García-Margallo, negociador de este paquete legislativo, se trata de una decisión 'trascendental'. 'Es el paso más grande que hemos dado en la construcción europea desde la creación del euro', dijo refiriéndose al nuevo sistema de supervisión financiera en general y a los proyectos de fondos bancarios en particular.

Por otra parte, García-Margallo explicó que, 'a diferencia del modelo de EEUU, en que el dinero recaudado irá a los presupuestos generales para recuperar los rescates de esta crisis, en Europa estamos negociando un sistema que aporte fondos para futuras crisis'.