Público
Público

El fracaso en las urnas de una fórmula fugaz

Dos de los tres diputados de C’s en Catalunya han dejado la formación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Se está produciendo una desbandada sistemática y constante', asegura Antonio Robles, que está a punto de renunciar a su escaño en el Parlamento catalán después de perder la confianza en Ciutadans (Cs) y, sobre todo, en su presidente, Albert Rivera, a quien responsabiliza directamente de la crisis que atraviesa el partido: 'La primera causa es la estupidez del presidente; Rivera cree que Cs es su hijo único', asegura a Público.

La formación nació en 2006 mimada por los medios más conservadores y se convirtió en el partido revelación en las elecciones autonómicas celebradas en otoño de ese año en Catalunya. Logró 90.000 votos y tres diputados. Dos Antonio Robles y José Domingohan abandonado ya el partido y a Rivera, el estrepitoso fracaso de Cs en las últimas elecciones europeas, en las que se presentó bajo la etiqueta de Libertas, coalición auspiciada por un millonario irlandés defensor del euroescepticismo, ha apuntillado al partido. 'El partido está hueco, no hay nadie defiende Robles y el horizonte de Cs no existe. Ciutadans es una ficción ahora mismo, hay tres diputados, pero detrás no hay nada, es todo un decorado; las ideas se han ido al carajo y, con seguridad, esto no sirve para nada'.

Frente a esta rotundidad sin matices, Rivera niega la desbandada: 'Cs tiene 2.300 afiliados y 12.000 simpatizantes; en los últimos tres meses las bajas no superan las 100, y se compensan con igual número de altas'.

El líder de Ciutadans busca el origen de la crisis en las particularidades que envolvieron el nacimiento del partido, surgido de una 'pluralidad de sensibilidades sin experiencia política'. Cs germinó desde una plataforma avalada por prestigiosos intelectuales para dar respuesta a los ciudadanos que 'no se sentían representados por los partidos tradicionales'.

Rivera niega la mayor. Su soledad en el Parlament se verá atenuada cuando una diputada afín ocupe el escaño que se ha comprometido a dejar Robles. El presidente de Ciutadans cree que, en cualquier formación joven, es normal que surja lo que denomina una 'crisis de crecimiento', con la dificultad añadida de que 'las crisis que en otras formaciones no salen a la luz, en el nuestro sí se conocen'. Confiado en superarla, niega los malos augurios y no se siente abocado a la extinción.

El ex presidente del Foro Ermua mantiene una demanda contra la actual directiva.

El próximo 14 de julio, a las 10 de la mañana, el ex presidente del Foro, Iñaki Ezquerra y su actual responsable, Inmaculada Castilla, están citados en un juzgado de Bilbao en virtud de la demanda presentada por Ezquerra contra la dirección del Foro, fundado en 1998 y sumido ahora en una profunda crisis interna. 'Me aburre el tema, lo único que quiero es que hablen los jueces', asegura Ezquerra a Público. 'La demanda es un dislate jurídico', se defiende Fernando García-Capelo, abogado y vocal del Foro.

Las diferencias parecen irreconciliables. La actual directiva acusa a Ezquerra de hacer una 'muy mala gestión' al frente del Foro, que 'estaba dejando de funcionar', según García-Capelo. 'Me alegro de que este desastre haya ocurrido en el movimiento cívico en un momento en el que ya no es necesario', responde Ezquerra.