Público
Público

El FROB busca recuperar las grandes indemnizaciones de NCG y la CAM

El fondo tendrá competencias para limitar las remuneraciones y reingresar las ya satisfechas ante un resultado financiero mediocre. Dimite una consejera de Novacaixagalicia ante el pago de 20 millones a cuatro altos directivos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hasta en dos ocasiones, sendos comités de Novacaixagalicia votaron a favor del pago de las millonarias prejubilaciones que recibieron cuatro integrantes del antiguo comité de dirección de la caja. Los 20 millones de euros que han percibido tras abandonar la caja José Luis Pego, ex director general; Óscar Rodríguez, ex director general adjunto de Integración; Gregorio Gorriarán, exresponsable del grupo inmobiliario, y Javier García de Paredes, ex director general adjunto se aprobaron tanto por la Comisión de Retribuciones (4 de agosto) como por el Consejo (25 de agosto).

Algo similar pasó en la CAM con los más de 14 millones en indemnizaciones que recibieron en marzo cinco altos directivos (encabezados por Roberto López Abad, ex director general, con 5,6 millones).

Consejeros de NCG denuncian que el pago se camufló o no pasó por el Consejo

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) estudia ahora recuperar esos pagos si los nueve directivos salientes han cometido algún tipo de irregularidad en la adjudicación de esas millonarias cifras. Más factible parece en la CAM, donde hicieron los contratos este mismo año, mientras que en la caja gallega datan de 2005. El organismo busca las fórmulas para aplicar estos reingresos tras los últimos casos surgidos en las cajas con ayudas públicas.

En una circular que ha sometido a consulta de las entidades, el supervisor explica que, en tres meses, el FROB tendrá competencias para limitar las retribuciones de las entidades cuando tengan unos resultados financieros mediocres o negativos. La fórmula se articulará a través de cláusulas de reducción de la remuneración o de recuperación de retribuciones ya satisfechas. Las retribuciones a los altos directivos de entidades como CatalunyaCaixa, Unnim, CAM, Caja3 o Novacaixagalicia pueden verse afectados por esta medida que en el sector se acepta a futuro. 'Será difícil que los consejeros salientes devuelvan el dinero porque son derechos adquiridos. Otra cosa es que se haya cometido una irregularidad buscando el beneficio propio, como puede haber sucedido en la CAM', explican desde un par de entidades.

En el caso de la caja alicantina, el FROB despidió a María Dolores Amorós, su directora general, por su mala gestión y la búsqueda de un beneficio personal de una pensión vitalicia superior a los 300.000 euros anuales. En el caso de Novacaixagalicia, las millonarias indemnizaciones son fruto de las condiciones pactadas con los trabajadores de la entidad y de determinados derechos heredados que engordan la cifra hasta los 20 millones.

Parece más factible poder exigir la devolución en la caja alicantina

En agosto, el sí en los dos órganos de gobierno de la caja gallega se llenó de apostillas. En ambos casos, se solicitó el desglose de la cuantía pagada a cada directivo. En ninguna de las dos reuniones se lograron conocer las cifras individuales. 'La cifra global era elevada, pero como afecta a un grupo grande de directivos (en el entorno de 12-14 personas) no sonaba tan descabellada como, más tarde, llevándola al plano individual', explica un consejero que prefiere guardar el anonimato. Otros, como Mar Barcón, representante, desde 2005, primero en el Consejo de Caixa Galicia y hasta ayer en Novacaixagalicia, comentan en alto sus dudas en torno a este proceso.

La concejala coruñesa del PSOE dimitió ayer de su cargo en el nuevo banco de la caja por un 'ejercicio de responsabilidad' y las dudas acerca de la tramitación de estos pagos. 'Si esto ha pasado por el Consejo y no me he percatado, tengo que dimitir por no enterarme. De haberlo sabido, habría votado en contra y lo hubiera hecho público. Si con mi voto yo lo aprobé, ahora asumo mi responsabilidad', asegura Barcón a este diario. 'Otra cosa que ha podido suceder es que estos pagos no pasaran por el Consejo en la partida global de retribuciones', denuncia.

Según diversas fuentes, esos 20 millones podrían estar incluidos en los cerca de 350 millones que ha pagado la caja gallega a los 1.200 empleados que se han acogido a las prejubilaciones en el proceso de conversión en el banco NCG.

'Desde luego, nadie descubrió esa cifra en el Consejo porque había gente tradicionalmente muy crítica, como un representante de CCOO y otro del BNG, que no lo habrían aceptado', asegura la consejera. Según explica, todos estos contratos de alta dirección están regulados por el Banco de España, tras la aprobación de la Consejería de Economía de cada comunidad autónoma. Es más, Barcón estima que 'hubo una autorización previa del Banco de España' para desembolsar estos 20 millones. Una denuncia que se niega desde el supervisor. Fuentes del Banco de España aseguran que no tienen competencias en materia de retribuciones de los directivos de las cajas. 'Eso depende de sus órganos de gobierno', dicen.

Novacaixagalicia ya ha dado el primer paso para el cambio. Su nuevo Consejo ha decidido reducir los sueldos de sus altos directivos. Y ni Castellano ni González-Bueno están blindados.