Público
Público

Frühbeck señala que en 25 años, el 75% de los músicos de orquesta serán mujeres y asiáticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director Rafael Frühbeck de Burgos ha augurado hoy en Valencia que, en un plazo de 25 años, las mujeres coparán el 75 por ciento de las orquestas sinfónicas, y el 75 por ciento de éstas será de origen asiático.

"Y eso sin contar cuando China empiece a exportar músicos", ha advertido en la presentación del concierto extraordinario a beneficio de Manos Unidas que se celebrará el próximo viernes en el Palau de la Música de Valencia, en el que dirigirá a la Orquesta de Valencia interpretando la Sinfonía número 3 de Gustav Mahler.

Según ha comprobado en sus últimas colaboraciones con diferentes orquestas de estudiantes en Europa y Estados Unidos, como la del Instituto de Música Curtis de Filadelfia, "el 75 por ciento de sus músicos son mujeres, y de ellas, el 75 por ciento son asiáticas".

El porcentaje no se restringe a condicionantes "de sexo, raza, nacionalidad ni religión", ya que estas formaciones están compuestas por "los mejores músicos de todo el mundo", ha aseverado.

"Dentro de 25 años", así será la configuración de las orquestas, "y eso que aún no ha empezado la invasión china", ha bromeado el director, quien, como ejemplo, ha señalado que actualmente "están estudian piano 42 millones de chinos".

Frühbeck de Burgos, nombrado recientemente "Director del Año" por la influyente revista estadounidense "Musical America", ha visto una "transformación impresionante" en China durante la última década, en la que sus habitantes han pasado de "ir en bici a ir en Mercedes", por lo que prevé que habrá "mucha competencia" de este país.

El crecimiento de las mujeres se reduce no obstante a la composición de las orquestas, "porque directoras no salen muchas", ha reconocido.

Respecto al concierto del próximo viernes -cuyo programa se repetirá el sábado, dentro del ciclo de Invierno-, el director ha asegurado que la tercera sinfonía de Mahler es "difícil sin paliativos" y sentó un "precedente" al estar dividida en dos partes: una de 35 minutos de duración y otra de cinco movimientos más breves y enlazados.

El último movimientos de la obra "es la mejor música que ha escrito" este compositor, superior, a su juicio, al último movimiento de su novena sinfonía, considerada como la de mayor complejidad técnica.

El músico, que en 2009 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes, ha adelantado que el próximo año ofrecerá otros dos conciertos en el Palau de la Música, y ha asegurado que ha encontrado a la Orquesta de Valencia "en una forma espléndida".

El dinero que se recaude en el concierto -con un precio de entradas que oscila entre los 20 y 40 euros- irá destinado a la construcción y equipamiento de un centro de salud en Ghana, concretamente en Sekyre South.

La representante en Valencia de Manos Unidas, Liana Navarro, ha agradecido al Palau los "veinte años de hermanamiento" que han propiciado numerosas colaboraciones y han permitido que "la música deje un trocito de tierra en el tercer mundo para que la gente viva mejor".