Público
Público

El fuego arrasa más de 1.500 hectáreas en un monte de la Red Natura de A Coruña

Ocho incendios permanecen activos en Galicia. En el munipio coruñés de Carnota continúa declarado el nivel máximo de emergencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El incendio declarado anoche en el municipio coruñés de Carnota se ha convertido en menos de veinticuatro horas en uno de los más devastadores del verano en Galicia, ya que el fuego ha arrasado hasta el momento 1.600 hectáreas y sigue avanzando por el monte Pindo, que se encuentra en su totalidad en la Red Natura.

En cuanto a la superficie quemada, este incendio sólo se ve superado por el declarado el 26 de agosto en Oia, en Pontevedra, donde el fuego arrasó 1.850 hectáreas, de las que 1.491 eran de superficie arbolada. Además del de Carnota, a última hora de la tarde continuaban activos otros seis incendios en las localidades de Negreira y Porto do Son, A Coruña; A Fonsagrada, en Lugo; Allariz y Paderne de Allariz, en Ourense; y Cambados y Ponte Candelas, en Pontevedra.

El incendio de Carnota se declaró la pasada noche y amenazó durante horas a dos núcleos de población, Cornide y San Cibrán, por lo que Medio Rural decretó a las 23.32 horas el nivel 1 de alerta. Con el paso de las horas, el riesgo de que el fuego llegue a las viviendas ha disminuido, aunque el incendio ha avanzado descontrolado a lo largo del día monte arriba. En su control trabajan efectivos de la Unidad Militar de Emergencia, 1 técnico, 19 agentes forestales, 30 brigadas, 13 motobombas, 7 helicópteros y 6 aviones.

El alcalde de Carnota, Ramón Noceda, que confió en que antes de la noche se pueda 'estabilizar algún lado', insistió en declaraciones a Efe en que este monte sigue amenazado por conatos de que rebrote el fuego, y sólo queda por quemar una parte de la zona norte que linda con el Ayuntamiento de Mazaricos. 'Pero podemos considerar que el monte Pindo quedó arrasado', subrayó el alcalde, que recordó que toda esta zona forma parte de la Red Natura, y destacó las dificultades para recuperar la flora del suelo, ya que se trata de una zona pedregosa, que 'tarda muchísimo'. El alcalde, además, subrayó que solamente ha visto un foco en este fuego, pero estaba 'tan bien colocado, tan bien previsto, tan bien seleccionado' y surgió por la noche, que consideró que 'aunque no se puede decir al 100%, tiene todos los visos de que fue malintencionado'.

La Consellería de Medio Rural desactivó poco después de las 18:30 horas el nivel 1 de alerta en el incendio en Ponte Caldelas (Pontevedra), en la parroquia de Anceu, que se declaró esta tarde a las 16.36 horas. Dada la cercanía de las llamas al núcleo de A Esfarrapada, la administración autonómica declaró el nivel 1 como medida de precaución a las 17.23 horas, y lo desactivó 47 minutos después. En las labores de extinción trabajan tres agentes forestales, cinco brigadas, tres motobombas, tres aviones y un helicóptero.

Entretanto, en la provincia de A Coruña ha quedado extinguido a las 19.00 horas el incendio en Ortoño-Ames tras afectar una superficie aproximada de 22,4 hectáreas, 20 de monte arbolado y el resto, de monte raso, y ha quedado controlado a las 18.58 el de Nemiña-Muxía, con una superficie estimada provisional superior a las 20 hectáreas. El incendio de Negreira comenzó a mediodía de ayer y ha quemado unas 400 hectáreas. En las tareas de control participan también efectivos de la UME y numerosos medios aéreos y terrestres: 9 aviones, 6 helicópteros. 23 brigadas y 10 motobombas.

Por su parte, el incendio localizado en la parroquia de Noal del municipio coruñés de Porto do Son se declaró a las 00:56 horas y, según los últimos cálculos, afecta a una superficie de alrededor de 100 hectáreas. Trabajan en su extinción 1 técnico, 5 agentes forestales, 9 brigadas, 9 motobombas, 3 helicópteros y 2 aviones.

El último incendio en Galicia activo se declaró ayer en A Fonsagrada, en la provincia de Lugo, concretamente en la parroquia Vilar de Cuiña, que amenazó a varios núcleos de población. El fuego comenzó a las 14:55 horas y la superficie afectada es, hasta el momento, de unas 350 hectáreas.

Ante esta oleada de incendios, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha apostado hoy por 'reformas' para que los jueces puedan dictar cárcel 'de manera inmediata' para los que queman el monte. A preguntas de los periodistas tras el Consello de la Xunta sobre la oleada de incendios forestales de los últimos meses, Feijóo recordó que ayer compareció la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, en el Parlamento, ante la preocupación que causa el 'deterioro de la imagen que Galicia está sufriendo como consecuencia de que nos están quemando muchísimos lugares emblemáticos'.

Por otra parte, las investigaciones sobre el incendio que quemó más de 1.800 hectáreas en Oia el pasado agosto, y que supuso la detención de un hombre, apuntan a que tras el fuego podría encontrarse la intención de regenerar pastos.

En nota de prensa, la Guardia Civil ha informado hoy de que la investigación de los especialistas del Seprona, en colaboración con el departamento de Medio Rural de la Xunta, permitió determinar el punto exacto en el que comenzó el fuego, en unos matorrales de la pista que sube desde Burgueira al Alto de A Pedrada.

Los expertos han concluido que el fuego fue intencionado y apuntan a que se habría iniciado aplicando una llama directa sobre el terreno, sin ningún otro tipo de dispositivo sofisticado. La Guardia Civil apunta la hipótesis de que tras el incendio 'podría encontrarse la intención de regenerar pastos y que la autoría estaba en manos de alguien que conocía muy bien la zona'.

El hombre de 74 años detenido como sospechoso del incendio que arrasó en agosto pasado más de 1.850 hectáreas en los montes de Oia y O Rosal, en la comarca pontevedresa del Baixo Miño, quedó ayer en libertad con cargos con la obligación de comparecer ante el juzgado instructor cada quince días.