Público
Público

El G-20 apoya un incremento del 3% de voto de los países en desarrollo en el Banco Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El G-20 respaldó hoy la importancia de adoptar una "fórmula dinámica" en el Banco Mundial que refleje el cambiante peso político de los países y que se traduzca en un incremento del "al menos" 3% del poder de voto de los emergentes.

Ese incremento debería favorecer a aquellos países que están infrarrepresentados dada su contribución a la economía mundial.

El Grupo de los Veinte señaló en el comunicado final, tras su cumbre de dos días en Pittsburgh (Pensilvania), que los países que tienen un poder de voto excesivo en relación con su peso actual en la economía mundial cederán parte de su poder.

El grupo insistió además en la necesidad de "proteger" el poder de voto de los países más pobres.

Además, los jefes de Estado y Gobierno del G-20 pidieron al Banco Mundial que desempeñe un "papel clave" en la respuesta a aquellos problemas cuya naturaleza requiere una acción coordinada, como el cambio climático y la seguridad alimenticia.

Para finalizar el organismo insistió en la necesidad de que tanto el Banco Mundial como los bancos regionales de desarrollo tengan "suficientes recursos" para hacer frente a los actuales desafíos globales y poder llevar a cabo sus mandatos.

El G-20 también respaldó que los países ricos transfieran "por lo menos" un 5 por ciento de su voto en el FMI a las naciones en desarrollo.

La cesión del 5 por ciento, una propuesta de EE.UU. que es inferior al 7 por ciento que pedían Brasil, China, Rusia e India, es un logro para los países emergentes y una pérdida para algunas naciones de Europa, que tendrán que renunciar a una parte de su capacidad de voto en el FMI.

El G20 está integrado por la Unión Europea, el G7 (EE.UU., Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia) y Corea del Sur, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudí, Suráfrica, Turquía y Rusia.