Público
Público

Galicia premia a los ex presidentes de la Xunta y los grupos de la oposición piden un nuevo Estatuto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La entrega de las Medallas de Galicia a los cuatro ex presidentes de la Xunta que han antecedido a Alberto Núñez Feijóo ha puesto fin hoy a los actos de conmemoración del Día de Galicia, en el que los dos partidos de la oposición, PSdeG y BNG, han demandado al jefe del Ejecutivo autonómico un nuevo Estatuto.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha destacado hoy la trayectoria de las cuatro personas que le precedieron en el cargo, para quienes "Galicia, España y Europa son círculos que tienen al hombre gallego en su centro".

Xerardo Fernández Albor, Fernando González Laxe, Manuel Fraga Iribarne y Emilio Pérez Touriño simbolizan la "galleguidad" que rechazó la resistencia estéril como solución a las inquietudes de los gallegos, proclamó Núñez Feijóo durante su discurso en la entrega de Medallas de Galicia a sus cuatro antecesores.

La entrega de estas medallas fue el acto central institucional de la celebración del Día de Galicia, que tuvo otros eventos, como la ofrenda nacional al Apóstol, en la que Núñez Feijóo actuó como delegado regio y la tradicional manifestación del BNG en las calles de Santiago y el homenaje del PSdeG a Alfonso Castelao en Rianxo.

Además, este año el presidente gallego acudió a una misa en honor de Rosalía de Castro en la que estuvo acompañado por los miembros de su Gobierno.

Durante el acto de la entrega de medallas, el titular de la Xunta apeló a la universalidad de Galicia y destacó la "heroicidad" de las generaciones de gallegos que supieron "transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos", según la definición que Castelao hizo del heroísmo, dijo.

"La etapa autonómica de nuestro país transforma los deseos de una Galicia democrática, en una realidad institucional y social que se vive sin sobresaltos y convierte la idea de una concordia galleguista, en un hecho cotidiano", aseguró Núñez Feijóo.

Por la mañana, durante la ofrenda al Apóstol, el titular de la Xunta pidió "protección para la España democrática que nos une en un presente y en un futuro común" y dijo que el terrorismo es el único "vestigio" que queda de la dictadura en el Estado.

Al margen de los actos institucionales y religiosos, los partidos también hicieron hoy sus actos reivindicativos, principalmente el PSdeG y el BNG, que llenó un año más de miles de personas las calles de Santiago para reclamar un "Estatuto de Nación y de Primera".

El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, advirtió a los simpatizantes de su formación que el PP y el PSOE "están tramando una reforma (estatutaria) que consolide" a la comunidad "en la segunda división", y añadió que "para ese fin, no van a contar" con el Bloque.

En su discurso, el dirigente del Bloque criticó muchas de las decisiones tomadas por el actual Ejecutivo autonómico, sobre todo en materia económica o política lingüística, y aseguró que los nacionalistas, que eligieron "reaccionar" tras "perder apoyos" en los pasados comicios económicos, "volverán a gobernar Galicia".

Vázquez afirmó que la "identidad nacional" de Galicia está sufriendo "agresiones despiadadas", sobre todo, en lo relativo al gallego, y acusó a la Xunta de "orquestar un ataque sin precedentes" contra este idioma.

Por su parte, el otro Vázquez, Manuel, el secretario general del PSdeG defendió que Galicia cuente con un nuevo Estatuto "sin comparaciones ni agravios" hacia otros y que tenga las "máximas competencias" dentro de la Constitución.

Durante la conmemoración del Día de Galicia que los socialistas gallegos celebran tradicionalmente en Rianxo, con una ofrenda ante el busto de Alfonso Castelao, el líder del PSdeG destacó "el socialismo, el galleguismo y el Estatuto" como claves de la celebración de este día.

Vázquez indicó que el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se dedica a hacer "seguidismo de Génova" y a "echar tierra en una buena parte de los proyectos planificados por la Xunta anterior".

"Estamos probablemente ante el Gobierno más ineficaz que nunca haya tenido la Xunta", concluyó.