Público
Público

Los que ganen 120.000 euros pagarán un 1% más de IRPF

Hacienda ultima la subida del impuesto hasta el 47% para las rentas altas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hacienda está dando los últimos retoques a la nueva tarifa del IRPF para 2011, en la que incluirá un nuevo tramo para gravar a los contribuyentes con una renta superior a los 120.000 euros, a quienes se aplicará un gravamen equivalente al 47%, lo que se traducirá en un aumento real de su tributación del 1%. La subida del impuesto se incluirá en la Ley de Presupuestos para el próximo año que el Consejo de Ministros aprobará previsiblemente mañana, y responde al anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de incrementar la presión fiscal sobre 'los ciudadanos con alta capacidad económica'.

Hacienda llevará adelante la subida mediante una modificación del tramo estatal del IRPF, al que le añadirá un quinto escalón para los 120.000 euros de base imponible, y con un tipo 4 puntos superior al máximo actual. El nuevo modelo de financiación autonómica reparte el impuesto al 50% entre Estado y comunidades. Así, ahora, el marginal máximo del 43% para las rentas de más de 53.407 euros se distribuye en un 21,5% para las autonomías y en otro tanto para el Estado. Es sobre el gravamen estatal donde se aplicará la subida proyectada, que, según las fuentes consultadas, podría sufrir algún ajuste de última hora en Hacienda o en el debate en el Consejo de Ministros.

El Gobierno aprobará el viernes la subida fiscal, conlos Presupuestos

Las últimas estadísticas delIRPF, publicadas el martes y relativas al ejercicio de 2007, revelan que hay unos 163.450 declarantes del impuesto con rentas superiores a los 120.000 euros, que suponen el 0,91% del total de contribuyentes, y que aportaron el 18% de la recaudación. El incremento de la presión fiscal sobre este colectivo reportará un aumento de los ingresos públicos de entre 600 y 700 millones de euros, apenas un 1% de la recaudación actual del impuesto. Hacienda insiste en que no se trata de una medida recaudatoria, sino que persigue dotar de mayor equidad al sistema fiscal.

El nuevo tramo del IRPF afectará a los contribuyentes con unos ingresos a partir de alrededor de 128.000 euros anuales. A esta cantidad se le aplican diversas reducciones (por los mínimos personal y familiar, por la deducción por rendimientos del trabajo, o por las aportaciones a los planes de pensiones privados), de las que resulta la llamada base imponible, que es la cifra sobre la que se aplica el gravamen correspondiente.

La medida aumentará la recaudación entre 600 y 700 millones

Un ejemplo. Según los cálculos de los expertos, un contribuyente casado, con dos hijos, que aporta unos 5.000 euros a un plan de pensiones, que no paga hipoteca, con un sueldo anual de 130.000 euros vería incrementar su IRPF en unos 400 euros (casi un 1% más que ahora); si sus ingresos rondaran los 150.000 euros, pagaría 1.200 euros más de impuestos (un 4% más).

La Ley de Financiación Autonómica establece que las comunidades deben aprobar una tarifa para 2011. Pueden adoptar una similar a la estatal, o elaborar una propia, pues la norma les permite modificar tipos y tramos.

Algunas autonomías ya se han adelantado, y han aprobado sus IRPF propios, con tramos para las rentas más altas y tipos incrementados: Catalunya, Asturias y Andalucía. En el caso de las dos primeras, el tramo más alto se aplica a las rentas de más de 175.000 euros, que el próximo año, sumada la subida estatal, pueden llegar a soportar un gravamen del 51% y del 50%, respectivamente. En el otro lado, la Comunidad de Madrid y otras del PP han maquillado a la baja el IRPF, de modo que en sus territorios el tipo máximo quedaría en el 46,98%.