Público
Público

Garzón: «Soy pesimista, pero no renuncio a la pelea»

El magistrado prefiere no hablar de las causas abiertas, pero se siente «tranquilo»

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Baltasar Garzón está tocado, no hundido, y seguirá luchando hasta el final. Así se expresó ayer en su primera entrevista tras su suspensión como juez de la Audiencia Nacional. Se siente "razonablemente pesimista" por su "futuro inmediato", por el devenir de las tres causas que hay abiertas contra él en el Tribunal Supremo, pero eso "no quiere decir que renuncie a la pelea". El magistrado sacó a colación una sentencia que le enseñó su padre: "Cuando los tiempos vienen malos, hay que aguantar y apretarse los machos", dijo a la Cadena Ser.

Garzón no quiso ahondar en los tres procedimientos que pesan sobre él, ya que siguen abiertos. "Habrá tiempo para hablar", comentó, pero sí aclaró que tiene "la tranquilidad de no haber cometido ningún hecho delictivo", aunque asume la situación "porque el principio de legalidad impera". Sí espera que el TS le aplique la ley "igual que a los demás ciudadanos". El juez tampoco aventuró si regresará o no a la Audiencia. La suya, señaló, "es una situación compleja" que prefiere no evaluar. Por ahora, está "tranquilo" con su sucesor, Pablo Ruz, "un gran profesional".

Mientras, Garzón seguirá trabajando como asesor en la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, un trabajo en el que extraña "la adrenalina" que le proporcionaba su juzgado.

Baltasar Garzón hablaba desde la casa de José Saramago en Lanzarote. La viuda del escritor anunció ayer que su fundación pedirá el Nobel para el juez.