Público
Público

Génova se blinda ante las lágrimas de los afectados por la hipoteca

Los activistas de la PAH y afectados por los desahucios se congregan en las  sedes del PP de 40 ciudades del país. En Madrid, la Policía ha vuelto a vallar la calle mientras tenía lugar una asamblea en la plaza de Alonso Mar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Génova volvía a vestirse este martes del color azul de las vallas que protegen la sede del PP de las manifestaciones ciudadanas. No importa por qué se proteste. Los representantes de la ciudadanía se distancian una y otra vez de ella mediante cordones policiales.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) había convocado para esta tarde escraches en las sedes del Partido Popular de 40 ciudades del país. Las órdenes de la Policía eran las habituales, las que ya había anunciado la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes: identificar a los violentos. Pero esta tarde, como todas las citas de escrache convocadas hasta ahora, no ha habido ni un atisbo de violencia.

El escrache de Madrid ha consistido en lo que la PAH había anunciado: llevar las asambleas de afectados por las hipotecas al entorno de los diputados que van a votar en contra de  la ILP. A menos de 200 metros de la sede del partido que está elaborando su propia reforma de la ley hipotecaria, cientos de personas se reunían en asamblea para exponer sus casos personales y para informar de qué pueden hacer las personas que están a punto de ser desahuciadas.

Pero ningún diputado ha querido acercarse para conocer la realidad, el sufrimiento al que se ven abocadas miles de personas que cada día se ven privadas del derecho a la vivienda que recoge la Constitución y, que además, se quedan con una deuda que no terminará de pagar ni la tercera generación de su familia.

Un policía indentifica a varios asistentes a la asamblea de la PAH. -JAIRO VARGAS

Después de las identificaciones policiales de rigor, la asamblea duio comienzo. Era una asamblea 'normal, como la que celebramos todos los martes', pero esta vez se hacía en frente de los diputados que hoy han comenzado a enterrar la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados .

Sin embargo, los ánimos no decaen. Pese a ver cómo la ILP por la dación en pago y el alquiler social se va diluyendo entre criminalización, declaraciones y burocracia parlamentaria, los miembros de la PAH de Madrid tienen claro que 'hay que empoderarse', que 'tenemos que saber cuáles son nuestros derechos'. Así lo decía una afectada y miembro de la PAH que ha explicado en diez minutos el proceso desde que se deja de pagar una hipoteca hasta que la entidad bancaria se queda con el piso por un valor infinitamente inferior al que se pagó por él. Después de explicar el periplo judicial en que se han leído miles de papeles ininteligibles y se ha procedido de acuerdo a ellos, esta mujer dice: 'Apenas comemos, sabemos que pagaremos mucho más de lo que realmente vale la casa y sabemos que nunca podremos pagarlo. Pero aún así pensamos cómo y queremos pagarla'.

Puede que el motivo de que ningún diputado del PP vaya a las asambleas de la PAH sea que, si acuden, podrían romper la disciplina de voto de su partido y pulsar el botón verde que aprueba la ILP. Bastan unos pocos minutos escuchando para percibir lo injusto del sistema. 'Cuando hay una dación en pago o un desahucio, hay además otra deuda, pero esta vez con el Estado. Hay que pagar por el traspaso de la vivienda, por el cambio de titularidad. Y eso oscila entre los 5.000 y los 10.000 euros', explicaba indignada una mujer que pudo 'disfrutar 'de la dación en pago.

Érica, que es miembro de la PAH desde hace dos días, intentó contar su caso, pero su voz se quebró cuando empezó a pronunciar la palabra 'hijos'. 'Esta mañana he ido al banco, pero me han dicho que ellos no son asistentes sociales, que ellos sólo saben de números'. Se la veía nerviosa y angustiada, como si supiera que en poco tiempo tendría que dejar su casa.

La mayoría de los que han cogido el megáfono esta tarde era migrantes. De Latinoamérica, del África Subsahariana..., pero esto no es porque los españoles no sufran desahucios. Puede que sea porque, mientras en España se vivía el milagro económico que ha desembocado en esta crisis, ellos en sus países veían cómo actuaba la desigualdad antes que nosotros. A ellos no les da vergüenza decir que han sido 'víctimas de una estafa'. No compramos una casa, simplemente adquirimos una deuda, y cuando llega el momento de elegir entre comer y pagar, entonces no entra la ansiedad y comienzan a llegar cartas del banco', relataba otra afectada.

Este ha sido el violento escrache de hoy, para el que Delegación de Gobierno ha desplegado decenas de furgones policiales y un helicóptero. 'El escrache sólo es informar. Decirles que ellos (los diputados) tienen que entender y saber lo que le pasa a la población', decía otro activista. 'La única violencia que conocemos es la de la Policía cuando entra en nuestras casas a sacar a nuestros hijos. Violencia es defender intereses bancarios y dar la espalda a la ciudadanía', decía otra.

 

Despliegue policial en la sede del PP de Madrid. -JAIRO VARGAS

Otro miembro de la plataforma se preguntaba si 'escrache no es que cada cuatro años nos llenen los buzones con propaganda electoral. Si escrache no es que nos frían a multas por protestar'. 'Tienen el monopolio del poder y nos escrachean cada día dejándonos en paro y mandándonos a la Policía. Pero llegó la hora del empoderamiento ciudadano', añadió.

'La única violencia que conocemos es la de la Policía que entra en nuestras casas a sacar a nuestros hijos' Tal magnitud tiene el problema de la gente que pierde sus casas que la PAH ha creado una nueva dinámica en la que los afectados se reúnen en grupos en función del banco con el que contrajeron la hipoteca. 'Si alguien prefiere exponer su caso en privado, que se acerque a los grupos organizados', anunciaba otra miembro de la PAH. Unas reuniones que comenzarán el próximo día 22 en el centro social Seco, de Puente de Vallecas.

Y tan pacíficamente como comenzó, la asamblea finalizó después de recordar que los escraches van a continuar. Las próximas citas se han anunciado esta tarde. Serán el jueves en el depósito de agua de Plaza Castilla a las 18.00 horas y el viernes en metro Serrano, a la misma hora. Porque como gritan después de cada intervención: '¡Sí se puede!'.