Público
Público

"Los geriátricos pueden desatascar las Urgencias"

El presidente de la Sociedad Española de Médicos de residencias (Semer) promueve que la atención sanitaria a la tercera edad sea considerada especialidad en los estudios universitarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Está seguro de que en los geriátricos está la solución al atasco en las urgencias y la atención primaria. El presidente de la Sociedad de Médicos de Residencias, Alberto López Rocha (La Palma, 1960), explica ilusionado que los geriátricos podrían tener camas para atender a los ancianos.

Señala que los médicos de las residencias deben dejar de depender de las consejerías de Asuntos Sociales e integrarse en Sanidad. Calcula que hay unos 5.000 geriátricos que atienden a medio millón de ancianos. Y recuerda que un 17% de la población tiene más de 65 años.

Dice que los geriátricosse pueden explotar más. ¿Para qué?

Los geriátricos pueden ayudar a desatascar las Urgencias. Deberían ocupar un nivel intermedio entre la Atención Primaria y los hospitales. Deberían tener una puerta abierta para atender, como en una consulta de Primaria, a los ancianos que viven cerca del centro. Además, podrían atender a quienes ingresan en los hospitales y lo único que necesitan para recibir el alta es que se les siga medicando.

¿Qué se debería cambiar?

Habría que dotar al geriátrico de más recursos materiales y humanos. Los centros resultantes, además de geriátricos, serían centros de institucionalización de pacientes, que incluso se podrían sumar a la oferta de servicios para personas discapacitadas.

¿Hay bastantes médicos para realizar su propuesta?

Sí, porque la medida que propongo incluye que los médicos que trabajan en las residencias pasen a depender de Sanidad. Asuntos Sociales y Sanidad sumarían sus esfuerzos.

¿Qué beneficios tiene su idea?

Se reducirían costes. Sanidad descongestionaría sus centros y desburocratizaría la atención primaria.

¿Cómo salen los números?

Una cama hospitalaria cuesta unos 500 euros al día, mientras que una plaza en un centro geriátrico no llega a los 80. Muchas personas que viven en geriátricos no tendrían por qué ingresar en un hospital si se resolvieran las trabas burocráticas que llevan a que el anciano espere ingresado hasta que le hagan una prueba.

¿Cómo acabarcon la burocracia?

El personal asistencial de los geriátricos depende de AsuntosSociales, excepto en Castilla-La Mancha, que lo integró en su Consejería de Sanidad en 2008. Esto no causó ningún conflicto, al contrario. Extremadura ha hecho algo similar pero en plan chapuza, porque los médicos ahora dependen de Sanidad pero mantienen las condiciones salariales y laborales que tenían en Asuntos Sociales, lo que provoca agravios comparativos. El ofrecimiento en Castilla-La Mancha es que los profesionales de los geriátricos, voluntariamente, puedan hacer guardia en los hospitales. Y a la inversa: que los MIR aprendan en los geriátricos.

¿Y se podría ir más allá?

También se puede colaborar con los centros de salud cercanos a las residencias. El médico del geriátrico, en el momento en que en el centro de salud se necesite ayuda, iría a trabajar allí. Y al revés. Esta coordinación no es complicada ni costosa económicamente.

¿Existe alguna experiencia de este tipo?

En el hospital 12 de Octubre de Madrid tienen una unidad de pluripatología desde hace unos 11 años, con 25 camas. Consiste en que los geriátricos que dependen del 12 de Octubre, cuando tienen una urgencia, piden cita para confirmar un diagnóstico. En el hospital hacen la analítica y después mandan al paciente de vuelta al geriátrico.

La única vía para muchos ancianos es que los atiendan en Urgencias...

De cada diez personas que van a Urgencias, entre seis y siete son ancianos. Van al hospital porque los centros de primaria están saturados. También los geriátricos, al no tener vía de acceso fácil a pruebas diagnósticas, se ven obligados a derivar a los ancianos al hospital.

¿Habría que especializarse para ser médicode geriátrico?

Sí, porque la labor no es sólo asistencial, también es social. Hay que tratar con la familia y hay que vivir el problema sentimental de los ancianos Cerca de dos millones viven solos. No basta con formarse sentado en un aula. Por ejemplo, vestir a un anciano no se aprende con un maniquí. También se debe saber cómo darles de comer, adaptándose a como lo hacía la familia. Además, los familiares deben estar informados siempre. Si se cae alguien, y se le explica al familiar, este se siente satisfecho. Todo eso se aprende viéndolo en los centros.

¿Piden especialidad MIR?

Luchamos por ello pero somos realistas, con el Plan Bolonia está complicado. Damos cursos voluntarios para preparar a los profesionales para trabajar en los geriátricos y estamos negociando con universidades de tres comunidades para que lo computen como un máster oficial.

¿Cree que la Administración promueve aumentar el número de personal?

Voluntad hay, porque mejoran los planes de calidad y amplían las inspecciones en los centros, pero falta ejecución. Por otra parte, los centros aún tienen que aplicar la técnica adecuada para calcular la ratio necesaria de profesionales, teniendo en cuenta el diferente grado de dependencia de las personas a las que atiende.