Público
Público

El Gobernador del Banco de Francia dice que en Societé Générale quiso evitar otro "Northern Rock"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, defendió hoy su actuación en el caso de Société Générale (SG) con el argumento de que quiso evitar que se repitiera la crisis del banco Northern Rock, en el Reino Unido.

En una comparecencia ante la Comisión de Finanzas de la Cámara de los diputados, Noyer también justificó su decisión de no informar de inmediato al Gobierno sobre los problemas en SG.

El pasado día 24, la dirección de SG causó estupor al anunciar que las operaciones arriesgadas y no autorizadas de uno de sus operadores de mercados le habían costado unos 4.900 millones de euros, a los que se sumaban otros 2.050 millones en depreciaciones por la crisis de las hipotecas basura en Estados Unidos.

"Teniendo en mente la experiencia muy dolorosa vivida por el Reino Unido en un asunto muy diferente, mi empeño primordial ha sido hacer que el problema fuera tratado y se pusiera una solución en marcha lo más rápidamente posible, para que no hubiera un anuncio sin una solución", dijo Noyer.

La dirección de SG dice que tuvo la primera sospecha de irregularidades el viernes 18 de enero, que el domingo 20 interrogó al ahora ex operador, Jerôme Kerviel, y que entre el lunes y el miércoles siguientes, justo cuando caían las bolsas mundiales, cerró las posiciones de hasta 50.000 millones de euros que éste había tomado en los mercados.

Contactado por SG, el Gobernador del Banco de Francia informó sólo a cuatro de sus colaboradores.

No porque no confiara en el resto de su equipo, sino porque creía que se debía "segregar" la información para evitar "todo riesgo de imprudencia" que pudiera desembocar en "una catástrofe" como la del banco británico Northern Rock, explicó hoy.

Noyer justificó el no haber informado al Gobierno hasta el miércoles 23 en que su papel "no era aportar un problema sin una solución, sino aportar un problema y un comienzo de solución".

Insistió en que no era un "asunto de confianza", sino que le parecía que era su "deber" asegurarse de que "al menos un comienzo de solución" estaba en camino.

El Gobernador del Banco de Francia consideró "razonable" la decisión de SG de cerrar con la mayor rapidez las posiciones tomadas por Kerviel en los mercados, posiciones que, a su juicio, eran "potencialmente mortales" para el banco.

Por otra parte, Noyer dijo que no entiende cómo los colegas de Kerviel no detectaron las posiciones no autorizadas que había tomado, ni tampoco puede explicar por qué las alertas de la sociedad bursátil Eurex no fueron tomadas en cuenta por el banco.