Público
Público

El Gobierno de Morales y la oposición retoman la reunión para definir la negociación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejecutivo del presidente Evo Morales y los representantes de los prefectos (gobernadores) opositores se reúnen hoy por tercera vez para perfilar una negociación que permita poner fin a la ola de protestas que causó varios muertos en Bolivia.

Fuentes del Palacio de Gobierno señalaron a Efe que Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, están reunidos ya con el prefecto de Tarija, Mario Cossío, portavoz de sus colegas opositores de Santa Cruz, Beni, Pando y Chuquisaca.

Es previsible que en las próximas horas se anuncie un preacuerdo para fijar las condiciones del diálogo que después deben realizar las partes para solucionar la crisis boliviana.

En la mesa de negociaciones está la controversia sobre el reparto de la renta petrolera a las regiones, el proyecto de nueva Carta Magna que impulsa Morales y los estatutos autonomistas de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.

En paralelo, el presidente Morales, quien llegó esta madrugada de Santiago de Chile, ha convocado a una rueda de prensa al parecer para explicar la decisión tomada por los mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de respaldar a su Gobierno en la crisis que vive el país.

Morales recibió ayer el respaldo unánime de sus colegas suramericanos en la cumbre de Santiago de Chile, donde Unasur hizo una llamada al diálogo para establecer las condiciones que permitan superar la actual situación "en el marco del pleno respeto al Estado de Derecho y al orden legal vigente".

El prolongado conflicto boliviano ha tenido su foco de violencia más grave en el norteño departamento de Pando, fronterizo con Brasil, donde según un reciente informe del Gobierno se ha "identificado y confirmado" a 15 personas muertas y no a una treintena como inicialmente se sostuvo.

Sin embargo, según el mismo Ejecutivo, hay 37 heridos y 106 desaparecidos.

Las conversaciones de Morales con la oposición excluyen al prefecto de Pando, el opositor Leopoldo Fernández, quien fue acusado por el Ejecutivo de ser el causante de la masacre del pasado jueves en la localidad de Porvenir.

La Fiscalía General denunció a Fernández por la presunta comisión del delito de "genocidio en su forma de masacre sangrienta", pero también a los líderes de Pando contrarios a esa autoridad y afines al Gobierno.