Público
Público

El Gobierno replica a Merkel sobre los salarios

La canciller alemana dijo que no podían vincularse al IPC sino a la productividad, algo que no comparte Valeriano Gómez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Horas antes que la canciller alemana Angela Merkel pise suelo español, la cumbre bilateral se ha visto un poco enturbiada por unas declaraciones que hizo a RTVE sobre los salarios y su respuesta española por parte del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez.

En una entrevista concedida a los corresponsales en Berlín del ente público, Merkel defendía que los salarios de los trabajadores no podían aumentarse en función de las subidas del IPC sino que debían estar ligados a los beneficios o las pérdidas empresariales.

Sin embargo, Gómez no está en absoluto de acuerdo con la líder alemana y ha defendido el modelo de revisión salarial español. En el Foro Nueva Economía, Gómez consideró que a España no le ha ido 'mal' el tener un sistema que liga la evolución de los salarios a la inflación prevista.

Así, recordó que, mientras que en 2009 se dispararon en España los salarios, en 2010 sólo han subido un 1,1 % frente al alza del 3 % de los precios, contención que ha permitido a las empresas recuperar las pérdidas, opinó.

No obstante, el ministro de Trabajo recordó que en otros países europeos la revisión de los salarios se hace en función del IPC pasado. Por ello, dijo que hay que evaluar cuál es el mejor modelo, el basado en el IPC previsto o el pasado.

En declaraciones posteriores a la prensa, el vicepresidente primero de la CEOE, Arturo Fernández, afirmó que implantar el modelo alemán en España supondría un 'cambio muy radical'. Según Fernández, en España se va a mantener la referencia del IPC, porque 'la productividad es un tema más alemán que español'.

El ministro explicó que la cláusula de revisión salarial -que se activa cuando el IPC real supera al previsto para evitar pérdidas de poder adquisitivo- procede de la etapa de la transición. En su opinión, permitió orientar la economía, ya que de incrementos salariales del 30 % en 1977 a del 3,5 % diez años más tarde.