Público
Público

Los grandes países en desarrollo forman un frente climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de grandes economías emergentes, entre ellas China e India, ha creado un frente unido para presionar a los países desarrollados en las negociaciones sobre cambio climático que tendrán lugar el próximo mes en Copenhague.

Durante dos días de tranquilas y organizadas conversaciones en Pekín, los países dijeron que habían alcanzado un acuerdo sobre grandes temas, entre ellos la necesidad de que Occidente ofrezca financiación y tecnología para ayudar a los países en desarrollo a luchar contra el calentamiento global.

A la reunión asistieron altos cargos de China, India, Brasil, Sudáfrica y Sudán, que ejerce la actual presidencia del Grupo de los 77 países en desarrollo.

China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo e India es el cuarto mayor, mientras que Brasil es un importante emisor, aunque principalmente a través de la deforestación.

Los tres, junto a Sudáfrica, han recibido presiones para que reduzcan el ritmo de su contaminación por dióxido de carbono y han anunciado planes para lograrlo.

Dicen que las medidas de los países ricos para luchar contra el cambio climático son, colectivamente, insuficientes.

"El propósito de la reunión fue prepararse para y contribuir a un resultado positivo, ambicioso y equitativo en Copenhague", según un comunicado hecho público al término de las conversaciones, que se desarrollaron durante la tarde del viernes y el sábado.

"Creemos que esta labor representa un buen punto de inicio y seguiremos trabajando juntos durante los próximos días y semanas como contribución a lograr un consenso en Copenhague", añadió.

La reunión en Copenhague pretendía lograr un consenso sobre un acuerdo más amplio, estricto y legalmente vinculante para ampliar o reemplazar el Protocolo de Kioto, cuya primera fase finaliza en 2012.

Sin embargo, las complicadas negociaciones iniciadas hace dos años en Bali no han logrado superar la división entre las naciones ricas y pobres en los esfuerzos para reducir las emisiones, determinar cómo medir los niveles de contaminación y comunicarlos, además de establecer qué países asumirán los mayores costes para adaptarse al cambio climático.

El país anfitrión, Dinamarca, y una serie de países ricos han respaldado en su lugar un plan para alcanzar un pacto político general en Copenhague y desean acordar los detalles legalmente vinculantes en 2010. Sin embargo, algunas naciones en desarrollo están demandando resultados más concretos.