Público
Público

El Gregorio Marañón estudia ahora frenar los despidos

El hospital podría reubicar a los cinco enfermeros cesados tras el caso Rayan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El departamento de Recursos Humanos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid concedió ayer a los representantes sindicales del centro la posibilidad de que los cinco sanitarios de la unidad de Neonatos y Pediatría despedidos el viernes fuesen reubicados en otra sección.

Los trabajadores despedidos se solidarizaron con la enfermera apartada de su puesto de trabajo por haber cometido presuntamente una negligencia que supuso la muerte de Rayan, el hijo de la primera mujer fallecida en España con nueva gripe.

El hospital y la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid mantienen que la rescisión del contrato no está relacionada con la muerte del bebé el pasado 13 de julio. Sin embargo, los afectados compañeros de servicio de la enfermera acusada creen lo contrario. Fueron contratados por tres meses para reforzar los turnos en vacaciones y han sido cesados a los 45 días. La relación contractual estaba supeditada a un periodo de prueba de la misma duración del contrato, por lo que el despido es totalmente libre. La baja sólo ha necesitado la firma del supervisor de enfermería del centro en el turno en el que ellos trabajaban en neonatos.

'Están indefensos. El informe que nos han enseñado se contradice. Por un lado dice que no son aptos para ese servicio concreto, pero no ofrece una reubicación en otra unidad. No entendemos por qué no se les ha ofrecido una explicación y un cambio de área', denuncian desde el sindicato CCOO.

El comité de empresa del hospital mantendrá una reunión hoy con los responsables de personal del centro para ver si finalmente se acepta su readmisión.

'No nos han enseñado ese informe y sólo sabemos por los sindicatos que nos acusan de falta de capacidad y experiencia para trabajar en ese departamento', lamenta una de las afectadas. Los enfermeros lamentan que el despido manche su currículo, a pesar de que les han garantizado que es confidencial.

La decisión de su cese fue comunicada por vía telefónica el pasado viernes. 'Nos dijeron que el domingo no volviéramos. Nada más', explica una enfermera. El hospital mantiene que la decisión es puramente técnica y avalada por el supervisor. Este sanitario se encuentra de vacaciones y los afectados mantienen que la tutela que han recibido por su parte es 'nula'.

Los afectados por el despido no podrán volver a optar a un puesto de la bolsa de trabajo en la Comunidad de Madrid en los próximos seis meses. De momento, han organizado una recogida de firmas de apoyo entre el personal del hospital para conseguir, al menos, su traslado de unidad, y poder así cumplir su contrato, hasta el 31 de septiembre.

La portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez, ha dicho que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha despedido a varios trabajadores que se solidarizaron con la enfermera de la unidad de Neonatología que confundió las sondas del bebé Ryan, alegando que no han superado el periodo de pruebas.

Según Menéndez, se trata de 'medidas represivas' contra estos trabajadores del Hospital Gregorio Marañón por apoyar a la joven enfermera que cometió el fatal error que costó la vida al niño.

Tras afirmar que el Gobierno autonómico 'no lleva a cabo ninguna política de mejora de la sanidad madrileña', Menéndez ha señalado que 'la sanidad madrileña requiere una profunda reflexión y sobre todo, planificación e inversión en recursos, tanto humanos como materiales'.

Y mientras la situación de la sanidad no mejora, argumenta la portavoz socialista, 'parece que este Gobierno, lo único que hace en Madrid es tomar medidas represivas'.

'A todas luces parece que la condición para no haber superado el periodo de prueba ha sido su solidaridad con la enfermera de la unidad de Neonatología', asegura Menéndez, que recuerda que esta medida del Gobierno les impedirá trabajar en un hospital público de la Comunidad en los próximos 6 meses.