Público
Público

Grupos católicos demandan al Gobierno de Obama por una norma sobre anticonceptivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos tres grupos católicos han presentado demandas ante los tribunales de EEUU para bloquear una norma promovida por el presidente Barack Obama que obligaría a las instituciones de esa confesión a ofrecer métodos anticonceptivos a sus empleados.

La última fue presentada hoy por la red de televisión católica EWTN (Eternal Word Television Network) ante un tribunal de Alabama y busca que la norma sea declarada inconstitucional.

"No teníamos otra opción que llevar esto ante los tribunales", explicó el presidente de EWTN, Michael Warsaw, en un comunicado divulgado por los medios estadounidenses.

Las otras dos demandas, respaldadas por el Fondo Becket para la Libertad Religiosa, una organización jurídica conservadora, han sido presentadas por instituciones educativas católicas de Carolina del Norte y Colorado.

La norma, que se incluye dentro de la reforma del sistema sanitario aprobada por Obama, obliga a hospitales, colegios y entidades sociales católicas a ofrecer un plan de salud a sus empleados que contemple la planificación familiar y, en concreto, métodos para el control de la natalidad.

Las parroquias están exentas de dar esa cobertura.

La medida, que entrará en vigor en 2013, ha despertado el rechazo de los católicos y del Partido Republicano, pero también de protestantes evangélicos y de grupos vinculados incluso a legisladores demócratas.

Uno de los más críticos es el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, para quien la medida promueve la "esterilización".

"No podemos tener a una burocracia gubernamental invadiendo la privacidad, independencia, autonomía e integridad que nuestra Constitución da a la religión", dijo hoy Dolan a la cadena CBS al volver a pedir a Obama que elimine la norma.

Mientras, miles de líderes conservadores iniciaron hoy un cónclave de tres días en Washington en el que la polémica sobre los anticonceptivos fue el tema dominante.

El gobernador de Texas, Rick Perry, quien abandonó la contienda por la candidatura presidencial republicana en enero, acusó a Obama de encabezar "un ataque contra la Iglesia Católica".

El presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano John Boehner, prometió un "proceso amplio" para revocar la norma gubernamental.

A pesar de que ha querido quitar hierro a la polémica, la Casa Blanca ha indicado esta semana que podría estar abierta a un diálogo sobre el asunto.

De acuerdo con sondeos recientes, la mayoría de los estadounidenses, incluidos la mayoría de los católicos, están a favor de la norma.

Según el último censo, en 2010 en EEUU había más de 77 millones de católicos, lo que equivale a una cuarta parte de la población total.