Público
Público

De Guindos: la banca necesita 50.000 millones para sanearse

El ministro de Economía anuncia una ley para que el Gobierno central tenga un control previo de los presupuestos de las comunidades autónomas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, intentó ayer transmitir a Financial Times, el diario financiero británico que leen a pies juntillas los que mueven los mercados, que los problemas de la economía española y, sobre todo, los de sus bancos, no son ni mucho menos similares a los que han llevado a otros países a la intervención. Sin embargo, al poner cifras al problema casi consiguió lo contrario.

De Guindos, en conversación con FT, cifró en 50.000 millones de euros los saneamientos que debería hacer la banca española en los próximos años para ser lo suficientemente fuerte para enfrentarse a la situación. Esta cifra, que es la consecuencia de calcular en las entidades españolas recortes similares a los aplicados a las irlandesas, apenas supondría un 4% del PIB español, frente al 30% que supuso en Irlanda.

Las dotaciones se harán en varios años y así se evitarán las pérdidas del sector

Pero lo más importante es que estas dotaciones a provisiones (la mayor parte de ellas necesarias para compensar la depreciación de los activos inmobiliarios) no tendrían que hacerse este año de golpe, sino en varios años, según el ministro, que se muestra convencido de que la mayoría de las entidades es autosuficiente para conseguirlo.

La diferencia entre hacerlo de una vez y poder ir asumiéndolo en varios ejercicios es vital, ya que es la distancia que hay entre caer en pérdidas, y algunas hasta quebrar, o mantenerse vivo y más o menos tranquilo. La intención de De Guindos de dejar que se haga en varios años podría implicar que el Gobierno no va a exigir, como las entidades financieras estaban esperando (y temiendo), que se apliquen devaluaciones inmediatas del 20% a todos los activos del ladrillo. Esa operación, según un informe de un banco de inversión portugués, habría supuesto que entraran en pérdidas todas las entidades españolas, salvo Santander y BBVA, que tienen la mayor parte de su negocio fuera de España.

No se pronunció el ministro en esta conversación sobre la posible creación de un banco malo, en el que se aglutinarían los activos problemáticos (especialmente el suelo) de las entidades para que puedan seguir su camino más saneadas. Con o sin banco malo, las nuevas necesidades de provisiones obligarán a varias entidades a fusionarse en los próximos meses, un proceso que sí forma parte de los planes del Gobierno, que está animando a realizar estas operaciones.

El ministro promete que se podrán fijar salarios fuera del convenio sectorial

De Guindos, en su primer contacto con un medio concreto, también intentó tranquilizar a los mercados en cuanto al descontrol presupuestario de las comunidades autónomas, que en buena medida ha sido el culpable de que el déficit de 2011 pueda llegar al 8% y no al 6% comprometido. El ministro anunció que se controlarán por ley los presupuestos de las comunidades autónomas y también insistió en que habrá una reforma laboral que dará a las compañías más poder para fijar los salarios fuera del convenio colectivo sectorial. El Consejo de Ministros anunciará hoy nuevas medidas.