Público
Público

Hacienda trabaja con un recorte del gasto de hasta el 8,5% para 2012

El presupuesto se reduciría en torno a 10.000 millones de euros. Los ingresos previstos suben alrededor del 4%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Economía y Hacienda llevará la próxima semana al Consejo de Ministros el techo de gasto para 2012, una primera cifra a partir de la cual luego serán elaborados los Presupuestos Generales del Estado, ministerio por ministerio.

Hacienda trabaja con un recorte del gasto no financiero del Estado (excluyendo la financiación a las comunidades autónomas) de hasta un 8,5%. Esto significa, en números redondos, 10.000 millones de euros menos que en el presupuesto de este año. Es decir, de los 122.000 millones presupuestados para 2011, se bajaría a 111.600 millones en 2012. Ya para el año en curso el recorte fue muy similar, pues se pasó de 132.440 millones a los 122.000. Fue ya un duro ajuste que obligó a reducir el salario de los funcionarios, a dar un fuerte tijeretazo a la inversión en infraestructuras y a imponer otras medidas de recorte. La congelación de las pensiones no tiene efecto en el Presupuesto del Estado, sino en el de la Seguridad Social.

Para 2012, el Gobierno no contempla, de momento, volver a bajar el salario de los funcionarios. La reducción de la oferta de empleo público, que sólo cubre una pequeña parte de las bajas, ya ha tenido efecto en el capítulo 1 del Presupuesto: los gastos de personal. Así que probablemente serán las inversiones y las transferencias las partidas donde más impactará el nuevo ajuste en el próximo ejercicio.

El gasto del Estado incluida financiación territorial bajará alrededor del 5,7%

Los gastos no financieros del Estado incluida la financiación de administraciones territoriales, según los números que ultiman estos días en el Ministerio de Hacienda, caerán igualmente, alrededor de un 5,7%, lo que supondrá unos 8.500 millones menos (de 150.056 millones de euros de 2011 a 141.500 en 2012).

Esta reducción del 5,7% en el gasto público no financiero será, en teoría, muy inferior a la de 2011 (18,9%). Sin embargo, hay que aclarar que la comparación no es homogénea: el cambio en el sistema de financiación autonómica supuso un descenso del presupuesto debido al menor importe del Fondo de Suficiencia. Y este descenso fue debido a que las autonomías aumentaron su participación directa en la recaudación del IRPF, el IVA y los impuestos especiales, de manera que las transferencias del citado Fondo de Suficiencia disminuyeron.

El déficit permitido al Estado en 2012 en términos de contabilidad nacional será mayor que el de 2011, mientras que el de las autonomías habrá de ser muy inferior. Esto se justifica por los ajustes contables realizados tanto en 2010 como en 2011: las administraciones territoriales tuvieron que devolver dinero que se les había adelantado de más en 2008 y 2009, lo que tuvo como consecuencia que se contabilizaran 25.000 millones de ingresos más para el Estado este año, o sea, una reducción del déficit correspondiente a la Administración central.

Hacienda parte de un incremento de los ingresos como el del PIB nominal

Según el objetivo de estabilidad presupuestaria, el déficit del conjunto de las Administraciones públicas tiene que bajar del 6% de este año al 4,4% en 2012. Sin embargo, mientras que la Administración central pasará de un déficit del 2,3% del PIB previsión para este año al 3,2% en 2012, las comunidades autónomas tienen que bajar dos puntos: del 3,3% en 2011 al 1,3% en 2012.

Todo este galimatías de cifras significa que el déficit del Estado en términos de contabilidad nacional se podrá situar en torno a los 36.000 millones de euros, frente a los 25.000 millones de este ejercicio. Sin embargo, no habrá ajustes contables elevados por devolución de anticipos como ha ocurrido en los dos últimos años.

Por su parte, los ingresos no financieros crecerían casi un 4%, lo mismo que el Producto Interior Bruto en términos nominales, y superarían los 110.000 millones de euros. Se trata de una previsión muy prudente de ingresos, como es costumbre en Hacienda.

Se baraja actualizar la tarifa del IRPF y subir los impuestos de tabaco y gasolina

Para el año que viene no se plantea una subida del IVA como ocurrió a mediados de 2010, pero sí podría ser actualizada la tarifa del IRPF con la inflación prevista y aumentar los impuestos sobre los hidrocarburos y el tabaco, más aún ahora que las compañías tabaqueras están inmersas en una guerra de precios que reduce significativamente la recaudación del Estado.

En contra de la subida de impuestos especiales juega el efecto inflacionista que provoca, especialmente si aumentan los impuestos sobre la gasolina. En todo caso, la medida no se tomaría ahora; en las decisiones presupuestarias influirá la cercanía de las elecciones generales y la necesidad de apoyo parlamentario para aprobar los Presupuestos.

Preparando el camino para el debate y votación en el Parlamento tanto del techo de gasto como de los Presupuestos Generales del Estado, esta semana el Gobierno y el PNV han cerrado el paquete total de traspasos a Euskadi acordado para el primer semestre de 2011 con seis nuevas transferencias en materia de empleo, infraestructuras, cultura y educación.