Público
Público

Haidar, con la moral alta, espera que Marruecos ceda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La activista saharaui Aminetu Haidar, que lleva 25 días en huelga de hambre en Lanzarote, afirmó el jueves, día de los derechos humanos, que espera que Marruecos ceda ante la presión internacional y le permita regresar al Sáhara Occidental.

Cuando se le preguntó si el hecho de que hoy se entregara el Premio Nobel de la Paz al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la presiones en los últimos días podrían tener una influencia sobre Marruecos, Haidar contestó: "Creo que sí".

Con un débil tono de voz desde el aeropuerto de Guacineta, la activista afirmó que conservaba la moral alta y pidió al Gobierno español que redoble sus esfuerzos para permitirle volver a El Aaiún, capital de la ex colonia española.

"Lo que ha hecho el Gobierno español todavía no es suficiente. En este día, en el día mundial de los derechos humanos, el Gobierno español tiene que dar importancia a los derechos humanos, dejar su actitud y postura y defender los intereses que están por encima de todos", declaró.

La activista saharaui, que fue expulsada por las autoridades marroquíes cuando intentaba volver a El Aaiún, ha denunciado que el Gobierno español la está presionando para que abandone la huelga de hambre, en lugar de insistir a Marruecos para que la deje regresar a su casa.

Haidar reiteró su demanda: "Mi reivindicación es regresar al Sáhara Occidental con pasaporte, sin pasaporte. Viva o muerta".

Frente a las acusaciones del ministro de Justicia marroquí, Abdelwahed Radi, de que es un peón del Frente Polisario, Haidar defendió su legitimidad.

"El Frente Polisario es el representante único y legítimo del pueblo saharaui. Soy en primer lugar una ciudadana saharaui, que reconozco como todo el pueblo saharaui esta legitimidad del Frente Polisario".

"Soy una defensora de los derechos humanos que ha vivido toda su vida bajo ocupación marroquí y represión diaria. Pero el Frente Polisario, con quien Marruecos está negociando el futuro, es la palabra última del pueblo saharaui".

"NADIE PUEDE ALIMENTARME CONTRA MI VOLUNTAD"

La saharaui agradeció a la sociedad española su interés y apoyo tras publicarse una encuesta en la que la población se muestra a favor de que se le aplique una alimentación forzosa si continúa su ayuno, pero recordó que es plenamente consciente de sus actos.

"Nadie puede presionarme o alimentarme contra mi voluntad, pero en estos días ya no entiendo nada, no hay derechos humanos", declaró Haidar, cuyo testamento vital se conocerá "cuando llegue el momento".

Previamente, la actriz Lola Dueñas leyó un comunicado en su nombre donde recordó a otros saharauis encarcelados y a la población saharaui, "oprimida y reprimida", y pidió apoyo a su causa.

"Hoy es también un buen día para la esperanza, un día que aprovecho para pedir al mundo y especialmente a las madres, que apoyen mi reivindicación, que es el regreso al Sahara Occidental. Deseo abrazar a mis hijos, deseo vivir con ellos y con mi madre, pero con dignidad".

Mientras Haidar continúa con su huelga de hambre en Lanzarote, ya postrada en silla de ruedas, se multiplican las concentraciones y manifestaciones en su favor por toda España, con citas en universidades, ante el Ministerio de Exteriores español, o una marcha con velas en Madrid.

El rey Juan Carlos no ha mediado en el asunto todavía porque los Asuntos Exteriores son competencia del Gobierno y éste no considera que sea el momento oportuno, según informó el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara.

Lara citaba una carta de La Zarzuela remitida a su formación en respuesta a otra misiva para pedir la intervención por su buena relación con la familia real alauí.

El caso de Aminatu Haidar será tratado la próxima semana por el Parlamento Europeo, según informaron un grupo de europarlamentarios que visitaron a Haidar en la isla canaria.