Público
Público

Hallan en los montes de Tenerife una seta "descomunal" de 1.750 gramos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hans Veyrat, un empresario hotelero jubilado de Puerto de la Cruz (Tenerife), ha encontrado en los montes de la isla un ejemplar de seta "boletus edulis" con un tamaño "descomunal", pues pesa 1.750 gramos y tiene un diámetro de 38 centímetros.

Veyrat relata a Efe que el hallazgo se produjo el 1 de noviembre en una zona boscosa situada entre los municipios de Santa Úrsula y La Victoria, en el norte de Tenerife, cuando tuvo la suerte de encontrar "un ejemplar único en el mundo", pues además la "boletus edulis" es muy apreciada en la gastronomía.

"Quizás es la mejor seta en cuanto a su sabor", explica Hans Veyrat, quien detalla que hay otras especies de este gran tamaño pero no son comestibles.

Aparte del tamaño la "boletus edulis" es muy apreciada y se pagan "auténticos dinerales" por esta clase de seta, concreta Veyrat, quien expresa su intención de llevar el ejemplar a la Universidad de La Laguna para que puedan conservarla en exposición.

El hallazgo se produjo después de que un hombre que buscaba castañas le comentase que había visto "una seta muy grande" a unos 200 metros del castañar.

"Fui a ver de qué se trataba y mi gran sorpresa fue encontrar esta seta que parece de Libro Guinness", añade.

Veyrat conoce bastante las setas desde su infancia porque "con 5 o 6 años" iba con su madre al monte en su localidad natal, Stuttgart, y sabe cómo las "boletus edulis" son familia de otras clases de setas que no son comestibles, e incluso alguna es venenosa.

La "boletus edulis" tiene unas características "únicas", pues tiene un tronco blanco y la parte superior es del mismo color que la hoja seca de un castaño.

"Hay que tener ojo para verlas porque están debajo de los castaños y alrededor hay hojas secas. Suelo ir dos veces por el mismo sitio porque se pueden escapar a la vista, aunque no en este caso, con un monstruo de 38 centímetros", explica entre risas.

Lo primero que hizo fue cortar "con mucho cuidado" el tronco y llevarlo entero a casa, pues en este caso si hubiera quitado la esponja inferior de la seta en el lugar la hubiera destrozado completamente.

"Es una pequeña infracción ecologista" que hizo por conservar la integridad del ejemplar, afirma Veyrat, quien como conocedor de la micología saber que las setas se deben cortar y no arrancar.

En la parte inferior de los boletus hay una esponja que se debe quitar en el lugar donde se ha encontrado para que las esporas sigan penetrando en el suelo, detalla.

Cuando llegó a su casa con el ejemplar la reacción fue "tremenda, con alegría y sorpresa", confiesa el micólogo, quien detalla que hace unos cinco años su mujer encontró una seta de unos 900 gramos.

Hallar un ejemplar de estas características "no se puede buscar: o te ocurre o no. Es como si ganases la lotería", explica.

Añade que en los montes de Tenerife y La Palma se encuentran todas las setas que hay en la Península, Alemania, Francia, Austria o Suiza porque estas especies son el resultado de una simbiosis de plantas, y por ello se hallan donde hay castañas, pinocha, helechos y zarzas.

Pero además, explica, debido al clima canario, en el que se combinan humedad y calor, las setas "son más grandes que en la Península".

En Canarias cada año hay más gente aficionada a las setas pero lo normal es que la mayoría acuda al monte en busca de castañas y por ignorancia las pisen y estropeen a pesar de que son más valiosas, lo que considera "una pena".